farmworker justice

Cómo colisionan los derechos de los trabajadores y los movimientos de justicia ambiental en el Valle Central de California

“El término de justicia ambiental no llegó hasta más tarde. Cuando comenzó el movimiento de los trabajadores agrícolas, ya estaba sucediendo pero no es como se llamaba”.

Todos los años, mi hogar, Visalia, California, aparece en los primeros puestos de listas como " los peores lugares para vivir" o "los lugares menos educados del país".


El Valle Central de California, una de las regiones agrícolas más productivas del mundo, se enfrenta a graves problemas sociales, económicos y medioambientales, entre ellos la contaminación procedente de tres grandes industrias: la agrícola, la lechera y la petrolera.

La agricultura de California depende de la mano de obra latina e inmigrante. Desde su exclusión de la Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935, los trabajadores agrícolas y sus empleadores tienen una relación desequilibrada. Por ejemplo: hasta una ley del 2016, que entró en vigor en el 2019, los trabajadores agrícolas de California no calificaban para horas extras.

Este ensayo también está disponible en inglés

No debería sorprender que los trabajadores agrícolas de hoy continúen trabajando en condiciones de trabajo dañinas y peligrosas, incluida la exposición a los pesticidas. No se trata solo de quienes trabajan con los productos químicos: la dispersión de los pesticidas, cuando el pesticida en aerosol o en polvo se desplaza más allá del campo agrícola en el que se aplica, también puede ser peligroso para los trabajadores agrícolas, sus familias y las comunidades. Un estudio reciente encontró que la exposición a carcinógenos específicos en los pesticidas entre mujeres embarazadas que vivían a 4000 metros de la aplicación estaba relacionada con tumores cerebrales en niños.

Pero el Valle también es el hogar de fervientes defensores de la justicia ambiental.

Las comunidades de color en el Valle son las iniciadoras de los movimientos locales de justicia ambiental antes de que el término existiera. Las luchas por la justicia ambiental comenzaron en el Valle ya en la década del 1960, con la firma de los primeros contratos sindicales de la Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW, por sus siglas en inglés) para crear comités de salud dirigidos por los trabajadores, y con acuerdos contractuales para restringir el uso de ciertos pesticidas, incluido el DDT antes de su prohibición oficial.

La UFW es el sindicato de trabajadores agrícolas más antiguo de los EE. UU., establecido en Delano, California, en 1962, inicialmente como la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas. Comenzaron como parte del Movimiento de Trabajadores Agrícolas multirracial más amplio que inició la Huelga de la Uva de Delano y el boicot en las décadas de 1960 y 1970, uniendo las preocupaciones de los consumidores públicos sobre la exposición a pesticidas con la lucha de los trabajadores agrícolas por mejores condiciones en el lugar de trabajo.

Como sociólogo, he conocido y entrevistado a antiguos organizadores de la UFW. Para algunos, su trabajo por la justicia ambiental se extendió más allá de sus días en la UFW. Pensé que sus historias mostrarían el vínculo entre la UFW y la justicia ambiental. En cambio, me encontré con historias de vida complejas, y algunos antiguos organizadores rechazaron mis afirmaciones de que la UFW y la justicia ambiental estaban conectadas.

No debería sorprender que los antiguos organizadores y las comunidades de trabajadores agrícolas se muestren escépticos ante el ambientalismo. Las principales organizaciones ambientalistas tienen un historial de ponerse del lado de las organizaciones xenófobas para culpar a los inmigrantes de los problemas ambientales de Estados Unidos.

Sin embargo, los líderes de la UFW fueron probablemente los más grandes líderes de la justicia ambiental, sin llamarse a sí mismos así. Encontraron y adoptaron una definición del medio ambiente centrada en las personas.

Lupe Martínez, de 69 años, inicialmente voluntario de la UFW en 1960 y luego organizador en 1982, se jubiló recientemente como subdirector del Centro para la Pobreza Racial y el Medio Ambiente. Me reuní con él en su antigua oficina en Delano. Su despacho estaba cubierto de recuerdos de elecciones sindicales pasadas y de victorias más recientes en materia de justicia ambiental.

"El término justicia ambiental no llegó hasta más tarde. Cuando empezó el movimiento de los trabajadores agrícolas ya estaba sucediendo, pero no es como se llamaba", dijo Martínez.

Aprendí que tenía que dejar de lado mis ideas existentes sobre la justicia ambiental, para simplemente escuchar las historias de las personas.

Desde el Día de la Tierra hasta las iglesias locales

farmworkers justice

Roberto Bustos, ex organizador de la UFW.

Gilbert Padilla, de 94 años, fue cofundador de United Farmworkers. Nos reunimos en su casa de Fresno y después dimos un pequeño paseo por Málaga, una comunidad no incorporada a las afueras de Fresno. Un lugar cercano del Superfondo, originalmente propiedad de Purity Oil Sales, contenía millones de galones de aceite usado y se ordenó su limpieza por primera vez en 1974. Las investigaciones posteriores encontraron arsénico, mercurio, plomo, benceno y otras sustancias químicas.

Padilla fue uno de los oradores en el primer evento del Día de la Tierra en 1970. Una década más tarde, después de dejar el sindicato, Padilla y su esposa Esther, una antigua miembro de la UFW que en ese momento trabajaba para la Clínica de Salud Sequoia, trabajaron para identificar y reubicar a los residentes lejos del sitio tóxico en Málaga que más tarde fue designado como un sitio Superfund. Se recurrió a reuniones en la Cámara, a encuestas de salud iniciadas por la comunidad (biomarcadores para medir el cáncer y los nacimientos de niños muertos y a poderosos aliados como el senador Art Torres para ejercer presión política.

A pesar del compromiso de Padilla de proteger a las comunidades de la contaminación, durante y después de sus días en la UFW, nunca se ha alineado con los ambientalistas o la justicia ambiental.

Cuando le pregunté a Gilbert si recordaba quién organizó el primer Día de la Tierra, si le invitó o si recordaba su discurso, respondió: "no, yo hablaba todos los días. En todas partes, en todas las iglesias que nos permitían hablar, hablábamos".

La respuesta de Padilla ilustra cómo los antiguos miembros de la UFW percibían el Día de la Tierra y el ambientalismo tradicional, como un momento estratégico y fugaz para el reclutamiento, no como un movimiento unificador para una participación sostenida.

"Soy un organizador"

farmworkers california

Evento del Día de Muertos en el Centro Comunitario Americano de la Comisión Honorifica Mexicana en Porterville, California. (Crédito: Rodrigo Alatriste-Díaz)

Sentí una resistencia similar a conectar UFW y la justicia ambiental cuando entrevisté a Ben Maddock a principios del 2018 en su casa en Shafter, California. Los problemas de salud limitaban su movilidad, pero aún podía distinguir la figura imponente que imaginaba de él en sus historias, habiendo servido en la Marina, trabajado en la colocación de baldosas y como uno de los cuerpos de seguridad de César Chávez. Maddock fue organizador y ayudó a negociar y administrar contratos sindicales tan lejos como Florida.

En la mesa de la cocina con Maddock y su cónyuge, le pregunté sobre su época de sindicalista, los pesticidas y la etiqueta de ambientalista.

"Mi padre era un cultivador de naranjas. Pero usaba todos estos pesticidas para producir una cosecha. Yo soy un organizador". dijo Maddock. "Me gusta ver las cosas que están mal y cambiarlas. No sé, realmente creo [en el ambientalismo] mientras haya uso de pesticidas hay un peligro. Miro las cosas que hay en el mercado, y las que se venden como orgánicas parecen iguales a las que no lo son".

Su escepticismo sobre la agricultura orgánica no está fuera de lugar si se considera que los campos cercanos a su casa, incluidas las granjas orgánicas, utilizan aguas residuales recicladas de la extracción de petróleo para el riego. Me fui con la impresión de que Maddock tenía un desdén particular por los ambientalistas.

Descubrí que el compromiso de los organizadores de la UFW con la justicia social era mejorar la vida de los trabajadores agrícolas, ante todo. Su trabajo y sus ideas sobre la justicia social no podían reducirse a un solo tema como la pobreza, el medio ambiente o incluso los pesticidas.

Maddock falleció el pasado mes de julio. Nuestro amigo común, Chris Schneider, de 65 años, también ex organizador de la UFW y recientemente jubilado como Director Regional de la Junta de Relaciones Laborales Agrícolas de California, compartió una historia que leyó sobre Maddock en Facebook. La publicación describía la participación de Maddock como principal negociador del contrato de Coca Cola (Minute Maid) para los trabajadores negros, mexicanos y blancos de los cítricos en Florida. Ese acuerdo contractual final redujo los aumentos salariales a cambio de una prohibición permanente del pesticida Temik (Aldicarb), una neurotoxina, con síntomas agudos conocidos (náuseas, vómitos, diarrea, mareos y dolores de cabeza) que fue recientemente reintroducido y vuelto a prohibir en la producción de cítricos de la Florida.

Me equivoqué con Maddock. Desempeñó un papel importante en la justicia ambiental para las comunidades de trabajadores agrícolas, se diera cuenta o no.

El rol de la mujer

Sandra García, de 62 años, cofundadora y codirectora de Campesinas Unidas del Valle de San Joaquín, y yo hablamos en su casa de Poplar, California. Sus padres fueron huelguistas de la UFW durante la huelga de Guimarra, una huelga laboral contra Guimarra Vineyards Corp., la mayor productora de uva de mesa de California y una de las primeras empresas en ir a la huelga, ser boicoteada y firmar un contrato sindical en 1970.

En la actualidad, García es miembro y líder de varias organizaciones de justicia ambiental en el Valle. Como antigua trabajadora agrícola, recuerda que antes de que los baños fueran obligatorios en los campos y cuando las cosechas eran demasiado cortas para proporcionar privacidad, las mujeres se apiñaban y sostenían objetos para proporcionar privacidad. Las madres tenían que hacer descansos y acompañar a sus hijas para que hicieran sus necesidades sanitarias en los campos para garantizar su privacidad y su seguridad frente a las agresiones sexuales.

García compartió conmigo una manualidad, un bolígrafo de plástico con una hermosa flor con hojas en su extremo hecha de tela y plástico reciclados. Me explicó que los miembros de Campesinas Unidas recogen adornos usados de las quinceañeras (una celebración parecida a los dulces 16) para reutilizarlos como bolígrafos y venderlos para la recaudación de fondos para la base.

Las experiencias de Sandra en el campo y las creativas estrategias de financiación de su organización muestran cómo las mujeres y la cultura influyen en las prácticas políticas de las trabajadoras agrícolas. Sandra describe su trabajo en curso:

“Para que ellas [las trabajadoras agrícolas] aprendan dónde están los recursos, cada comunidad tiene sus propios recursos, tenemos que conocer cada recurso, cómo utilizarlos para que su comunidad sea más segura para ellas, para sus hijos y su familia, queremos tener comunidades seguras…, no expulsar a la gente, no deportarla, tenemos que educar a las mujeres ya que son ellas quienes movilizan el hogar y también pueden movilizar a la comunidad”.

Para los defensores de la justicia ambiental, el medio ambiente no solo es inseguro debido a los productos químicos, sino que también está en juego su seguridad personal y física. Como ilustra la experiencia de Sandra, la agresión sexual en los campos y la criminalización de los trabajadores agrícolas inmigrantes son prioridades para las comunidades y su entorno.

El legado continuo de la justicia ambiental en el Valle

Revisando el Movimiento de Trabajadores Agrícolas y su legado en materia de justicia ambiental es un recordatorio de la larga lucha por acabar con la explotación de los trabajadores agrícolas y su entorno.

El legado de justicia ambiental de la UFW en el Valle hoy se ve en las organizaciones que fueron construidas o influenciadas por antiguos organizadores y participantes. A medida que los antiguos organizadores se retiran, dejan una lista de organizaciones de justicia ambiental en el Valle que ayudaron a construir, como la Red de Justicia Ambiental de California Central o a la que contribuyeron, como el Centro sobre Raza, Pobreza y Medio Ambiente.

Este legado sigue vivo en los propios defensores. Conocí a Josefina Flores, de 89 años, en la Marcha por el Liderazgo Climático Real de 2015 en Oakland, California. Los participantes de la UFW como Josefina fueron golpeados, disparados y arrestados durante la Huelga de la Uva de Delano. Hoy en día, ex participantes como Flores y Ruth Martínez, ambas miembros del Centro sobre la Raza, la Pobreza y el Medio Ambiente, son una presencia común en las manifestaciones por la justicia ambiental en el Valle. Su persistencia y sus historias inspiran a la siguiente oleada de defensores.

Como investigadores, sólo cuando escuchemos las historias de personas que quizá no se consideren a sí mismos como " ambientalistas " y escuchemos cómo empezó su compromiso político, cómo se desarrolló y cómo se amplió, podremos entender la justicia ambiental en el Valle.

Rodrigo Alatriste-Díaz es investigador del Centro Comunitario y Laboral de la UC Merced, y actual becario de Agentes de Cambio (Agents of Change). Su investigación de tesis doctoral estudia cómo las relaciones raciales y de clase se manifiestan en las políticas de salud y medio ambiente en el Valle de San Joaquín de California. Puede contactarse con él en Twitter en @ralatristediaz.

Este ensayo ha sido elaborado gracias a la beca Agentes de Cambio en la Justicia Ambiental. Agentes de Cambio capacita a líderes emergentes de entornos históricamente excluidos en la ciencia y el mundo académico para replantear soluciones para un planeta justo y saludable.

Fotografía del encabezado: Lupe Martínez

From Your Site Articles
Become a donor
Today's top news

Listen: EHN reporter discusses pollution's mental health toll

"Pollution can also cause physical changes to our brains that can impact our mental health."

From our newsroom

Glyphosate may be harming bumblebee hives

New study finds the herbicide impacts bumblebees’ ability to maintain brood temperature — which could spur population decline.

Peter Dykstra: Climate change denial and me

Since the 1990’s, I’ve had a front row seat for TV news's abject failure in covering climate change.

Legacy chemicals are contaminating eggs around the world

Researchers find PCBs and dioxins in nearly 90% of eggs near contaminated sites in developing nations. Plastic waste is a major culprit.

PFAS: Hard to escape in food, clothes, and makeup

A multi-part investigation found PFAS contamination ubiquitous in consumer products. Here's what you can do about it.

WATCH: PFAS "forever chemicals" on our shelves and in our bodies

A multi-part investigation from EHN.org and Mamavation found PFAS contamination ubiquitous in consumer products.