Dos productores tienden a cultivar en una granja en el norte de Filadelfia. (Crédito: Sonia Galiber)

No cultivamos porque está de moda: Cultivamos como resistencia, para la curación y la soberanía

La agricultura no es nueva para personas Negras.

Durante más de 150 años, desde las zonas rurales del sur hasta las ciudades del norte, las personas Negras han utilizado la agricultura para construir comunidades autodeterminadas y resistir las estructuras opresivas que las destruyen.


Hoy en día, la agricultura sigue desempeñando un papel importante en la vida de las personas Negras, por lo que vemos proyectos y programas de agricultura urbana en Filadelfia, Detroit y Washington D.C. y otras ciudades de los Estados Unidos. En todas estas ciudades, hay organizaciones lideradas por personas Negras que cultivan soberanía alimentaria y de la tierra ayudando a individuos y comunidades a recuperar su agencia y posesión sobre sus sistemas alimentarios.

Mi camino dedicado a la lucha de defensa y recuperación del territorio para la sobrebania alimentaria comenzó mucho antes de que yo naciera. Mis antepasados eran africanos esclavizados, obligados a cultivar en condiciones abominables en Carolina del Sur, Texas y Georgia. En 2012, comencé mi primer trabajo profesional trabajando en una organización sin fines de lucro dedicada a la justicia alimentaria e educación nutricional en Filadelfia. Trabajé con jóvenes de todo el oeste de Filadelfia para explorar las conexiones entre la alimentación, la agricultura, la cultura, la sostenibilidad y el liderazgo.

Primero desarrollé una pasión por la soberanía alimentaria y la agricultura en la Conferencia de Agricultores Negros en 2013. La Dra. Monica White, autora de Freedom Farmers y profesora de justicia ambiental, fue la oradora principal. Ella habló de las cooperativas agrícolas Negras en el sur y cómo se conectan con personas Negras que cultivan alimentos en las ciudades de hoy.

Lo que aprendí es que la agricultura no es nueva para el pueblo Negro. Meintras algunas narrativas modernas dominantes hablan de la agricultura urbana como una forma innovadora de construir comunidad y combatir la inseguridad alimentaria, personas Negras en este país han estado cultivando alimentos en las ciudades desde que han habitado las ciudades. Antes de eso, nuestros antepasados vivían en una relación profunda con la tierra. Por primera vez en mis 22 años, entendí que cultivar alimentos es una herramienta para desmantelar la opresión sistémica. También me di cuenta de que académicos Negros tienen un papel fundamental que desempeñar en los movimientos de resistencia y libertad agrícolas; y fue en este momento que decidí solicitar los programas de posgrado.

Shivon Pearl-Love dirige una lección en la granja con los participantes del programa Cocinas de nuestras madres. (Crédito: Gabrielle Clark)

Como candidata a doctorado, estoy explorando y entendiendo las formas en que la agricultura urbana impacta la salud mental, la espiritualidad y la agencia colectiva de las comunidades Negras utilizando una amplia gama de herramientas analíticas como mapeo, grupos focales y análisis espacial. En algunos casos, estoy desarrollando nuevas herramientas de encuesta y medición específicamente para estas comunidades y este contexto. Participo en esta investigación utilizando un enfoque de justicia ambiental, basado en la justicia racial, la historia, la cultura y la participación comunitaria. Antes incluso de comenzar a hacer esta investigación, es importante que comprendamos las raíces de la agricultura Negra.

Agricultores Negros del sur crearon cooperativas en gran parte en respuesta al gobierno y la sociedad anti-Negros; en respuesta a los supermercados que no atendían a clientes Negros; en respuesta a que los blancos aterrorizaban a personas Negras cuando intentaban registrarse para votar. Estas cooperativas eran un medio para proporcionar autonomía económica, educación política y agencia colectiva a personas Negras en el sur.

A pesar de los patrones de migración del Sur al Norte y Medio Oeste, muchas comunidades urbanas Negras se han mantenido en contacto con sus raíces agrícolas, estableciendo granjas y jardines en todo Estados Unidos. Personas Negras tienen vínculos ancestrales con esta tierra: cuidándola, nutriéndola, amándola y permitiendo que sane a nuestras comunidades y a nosotros mismos... y nos hemos enfrentado a prácticas y políticas discriminatorias inconmensurables a medida que buscamos reclamar y vivir en relación con la tierra. No debemos olvidar esta historia al involucrar a las comunidades agrícolas Negras en nuestros esfuerzos de investigación.

Este ensayo también está disponible en inglés.

El peligro radica en la cara y la narrativa de la agricultura urbana siendo cooptada por los liberales y académicos blancos. Se presenta como algo nuevo, de moda y sin lazos ni influencias sociopolíticas e históricas.

Esta perspectiva limitada considera que los jardines comunitarios blancos y la agricultura urbana por sí solos son actos de justicia social, lo cual es problemático porque intenta inadvertidamente borrar las décadas de prácticas agrícolas urbanas, resistencia y activismo en las comunidades Negras.

Los proyectos de agricultura urbana liderados por blancos reciben la mayoría de las subvenciones y fondos institucionales. Esto replica aún más el ciclo de dominación narrativa, la propiedad de la tierra por la gente blanca y la exclusión física de la gente Negra y Morena del acceso a la tierra, la riqueza y los recursos, y debemos usar nuestras herramientas, recursos y privilegios como investigadores para detener este ciclo.

Resiliencia ante la explotación

Caravan tiene carteles que dicen: "Apoye a los granjeros negros" y "Caravan to Washington". (Crédito: Bioneers)

En las décadas posteriores a la Guerra Civil, personas Negras buscaron adquirir tierras como un medio para mantenerse a sí mismos, sus familias y comunidades, y independizarse de los anteriores propietarios de esclavos y plantaciones. Pero enfrentaron muchos obstáculos. Los terratenientes y los comerciantes blancos negaron habitualmente el acceso al crédito privado a agricultores Negros.

En su lugar, a menudo se les ofrecían contratos de aparcería o acuerdos de alquiler explotativos. Esto resultó en que muchos agricultores Negros no pudieron mantenerse al día con los pagos de la hipoteca y la deuda. A menudo se vieron obligados a vender sus tierras por mucho menos de lo que valía.

¿Podemos hacer una pausa y hablar sobre resiliencia? A pesar de estos muchos esfuerzos concertados para frustrar a granjeros Negros, todavía adquirieron más de 16 millones de acres de tierra en el apogeo de la agricultura Negra en los EE. UU. En 1920. Hubo más de 5.1 millones de granjeros Negros que constituyeron el 14 por ciento de la población agrícola en general.

Durante las décadas siguientes, el terrorismo, Jim Crow y la creciente industrialización en las ciudades del norte llevaron a muchas personas Negras del sur a lugares como Filadelfia, Washington DC y Detroit. De 1920 a 1997, el número de agricultores Negros disminuyó en aproximadamente un 95 por ciento en todo el país.

La granjera Kirtrina Baxter sonríe mientras mira a dos manos llenas de hermosa y brillante col verde. (Crédito: Sonia Galiber)

Sin embargo, granjeros Negros no se quedaron de brazos cruzados mientras sus comunidades y medios de subsistencia fueron atacados. Ellos se organizaron. Y protestaron. Y se recuperaron. En 1997, presentaron una demanda contra el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en el caso Pigford vs. Glickman por décadas de presunta discriminación. Esto resultó en uno de los asentamientos civiles más grandes en la historia de los Estados Unidos de $ 1.2 mil millones.

Esto puede parecer una cantidad generosa, pero no es una vez que se consideran las decenas de miles de agricultores Negros que enfrentaron discriminación por parte del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en ingles). El monto promedio que un agricultor podría solicitar fue de $ 50,000. Después de perder cientos de miles de dólares en equipos agrícolas, tierras, estaciones y cosechas, eso ni siquiera aplica una tirita en la herida creada por el USDA y el racismo anti-Negro.

Hoy en día, hay aproximadamente 45,000 granjeros Negros en los EE. UU., Que representan solo el 1 por ciento de la población agrícola, y poseen muchos menos acres de tierra en comparación con 1920. Esto sucedió a través de una serie de políticas y procedimientos discriminatorios del USDA, tales como Heirs Property, préstamos injustificados y negaciones de seguros de cosechas, y prejuicios flagrantes como obligar a agricultores Negros a abandonar sus tierras.

La Gran Migración, aunque a menudo se atribuye única e incorrectamente a las oportunidades de trabajo, se produjo porque personas Negras estaban siendo cazados y aterrorizados por turbas racistas en el sur. Esto también contribuyó a la disminución en el número de agricultores Negros.

Sobreviviendo, prosperando y autodeterminación

Durante las audiencias del consejo municipal sobre agricultura urbana en Filadelfia, los miembros de Soil Generation sostienen un letrero que dice "¿Quién controla la tierra en la que estamos parados?" (Crédito: Soil Generation)

Los agricultores y jardineros negros continúan presionando por el derecho de su comunidad a la autodeterminación, a sobrevivir y a prosperar. En mi ciudad natal de Filadelfia, activistas de la justicia alimentaria y productores urbanos protestan para salvar sus granjas y jardines, aunque el control del ayuntamiento de las ventas de tierras a menudo dificulta que los miembros de la comunidad compitan con los desarrolladores ricos. Estos cultivadores y activistas entienden que, en una ciudad donde el 81% de las tiendas de alimentos ofrecen principalmente opciones de alimentos poco saludables, una clave importante para la salud de la población y la curación colectiva es tener control sobre lo que pasa en nuestros cuerpos.

Los datos también han demostrado que esas tiendas de alimentos poco saludables están ubicadas de manera desproporcionada en los barrios negros. Como era de esperar, la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en Filadelfia.

La enfermedad cardíaca es lo que los médicos enumeraron en el certificado de defunción de mi padre hace poco más de un mes. Decidieron que era la causa de la muerte, a pesar del abandono, la negligencia y el sesgo de atención médica implícito que probablemente contribuyó a su fallecimiento.

La autora Ashley Gripper con su padre.

Las enfermedades relacionadas con la dieta a menudo se atribuyen al comportamiento individual y las malas elecciones de estilo de vida, pero la realidad es que estas enfermedades y muertes son el resultado del racismo sistémico. Los negros en Filadelfia experimentan desproporcionadamente la comercialización selectiva de alimentos poco saludables, la falta de acceso a la atención médica y los sistemas educativos inadecuados, todo lo cual puede conducir a problemas de salud mental pobres o empeorados; y todo lo cual se ve exacerbado por pandemias como COVID-19, donde los profesionales toman decisiones, a menudo enraizadas en el racismo, sobre quién vive y quién muere. Cuya vida es valiosa y cuya vida puede ser descartada. Pandemias como COVID-19 enfatizan por qué el control comunitario de los sistemas alimentarios y la tierra no solo son importantes, sino que son literalmente nuestro medio de supervivencia, curación y prosperidad.

A través de la organización de base, la promoción de políticas y la planificación urbana, estamos presionando por el acceso a la tierra para la curación emocional, espiritual, física y colectiva porque la salud y los medios de vida de nuestras comunidades dependen de ello.

Los jardines y las granjas brindan a las personas exposición al verdor, oportunidades para la actividad física y beneficios potenciales para el microbioma, ya que la exposición al suelo y sus numerosos microorganismos puede mejorar nuestra salud intestinal.

Ofrecen espacios para conectarse y relacionarse con nuestros vecinos. Proporcionan recuperación y renovación de nuestras relaciones espirituales y ancestrales con la tierra. Los proyectos de agricultura urbana liderados por la comunidad son un medio para compartir educación e información, fortalecer el capital social y el apoyo.

La agricultura puede ofrecer a personas Negras oportunidades de autonomía económica al mismo tiempo proporciona espacios seguros para que los miembros de la comunidad se reúnan y celebren sin temor a la criminalización o la brutalidad sancionada por el estado.

La agricultura Negra proporciona una manera de relacionarse con la inquietante historia de este país, que vivimos en un lugar construido en tierra indígena robada y la brutal esclavitud y el trabajo robado de mis antepasados. Nos abre la puerta para comprender cómo todo esto da forma a nuestro viaje colectivo hacia la liberación.

Presentando la cara por tu comunidad

Firmar frente a Sankofa Community Farm. (Crédito: Sankofa Community Farm)

Es en este y a través de este trabajo que mi activismo y mis estudios se cruzan. Como erudita, soy intencional sobre cómo enmarco mi investigación. Si bien es valioso establecer su reputación y asegurar la tenencia antes de cuestionar el "status quo", elijo no esperar hasta tener un doctorado, profesorado o tenencia, para ser audaz y honesta en mi trabajo.

La pérdida de tierras de personas Negras está ocurriendo ahora, en ciudades y comunidades rurales. Esta es la razón por la cual, como estudiante, elijo nombrar el racismo ambiental y las injusticias en mi investigación, presionando a mi departamento y escuela para que piensen en la gran cantidad de formas en que las instituciones han hecho daño a las comunidades marginadas y para pensar en los contextos sociopolíticos e históricos que dan forma a nuestros ambientes actuales.

Y aunque eso puede dejar incómodos a algunos colegas, primero debe sentirse uno un poco incómodo para actuar y ser mejor. Además, me responsabilizo más a las comunidades a las que sirvo y con las que trabajo.

Agricultores Negros y Morenos de Filadelfia son quienes, de muchas maneras, me enviaron y me dieron la bendición de seguir un trabajo de posgrado como un medio para apoyar nuestra resistencia agrícola colectiva. Todo lo que llamo a la atencion y elijo elevar en la academia lo he aprendido de estas comunidades y lo seguiré reconociendo en mi investigación.

El granjero Chris Bolden-Newsome se encuentra en una granja regando verduras de hojas verdes. (Crédito: Sankofa Community Farm)

Para mí, mi trabajo es el del activismo académico. Significa estar tan comprometido con el cambio, la sanacion y la liberación en un lugar y para una comunidad, que continuamente presenta la cara para ellos. Esto requiere sacrificio.

No estoy abogando por que todos hagan este tipo de sacrificios, sin embargo, para mí esto se presenta como un viaje mensual de seis horas desde Boston, donde vivo actualmente, para estar en comunidad con estas personas; para aprender continuamente sobre lo que sucede en el terreno en Filadelfia, en casa.

Desde la investigación participativa basada en la comunidad, hasta la planificación de conferencias, hasta ofrecer salarios competitivos a todos los miembros de la comunidad que contribuyen con este trabajo, todo lo que hago y he hecho en la academia ha sido amplificar las voces de productores Negros y Morenos de Filadelfia. En cada paso del proceso de investigación, regreso a esta comunidad para buscar aportes.

Todo el campo de la salud pública necesita repensar cómo involucrar a las comunidades, especialmente teniendo en cuenta que las personas marginadas tienen la mejor comprensión de las formas matizadas en que los factores ambientales afectan a sus comunidades. Debemos elevar y valorar su experticia y sistemas de conocimiento tanto, si no más, que aquellos con doctorados.

Ashley Gripper es candidata a un doctorado en el Departamento de Salud Ambiental de Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública. También es Erudito de Investigación de Políticas de Salud, un programa de la Fundación Robert Wood Johnson y miembro activo de Generación de Tierra (Soil Generation en inglés), una coalición de agricultores, jardineros y activistas de la justicia alimentaria liderada por personas Negras y Morenas. A través de su trabajo de políticas con Soil Generation, ella es parte del equipo responsable del diseño del Plan de Agricultura Urbana para toda la ciudad de Filadelfia.

Obtenga más información sobre el trabajo de Ashley en www.ashgrip.com

Póngase en contacto con ella en Twitter o por correo electrónico como asg745@g.harvard.edu

Este ensayo es parte de "Agentes de Cambio", una serie en curso que presenta las historias, análisis y perspectivas de los líderes de la salud ambiental de la próxima generación que provienen de entornos históricamente poco representados en la ciencia y la academia. Los ensayos de la serie reflejan las opiniones de los autores y no las de EHN.org o de la Universidad George Washington.


Print Friendly and PDF
SUBSCRIBE TO EHN'S MUST-READ DAILY NEWSLETTER: ABOVE THE FOLD
From our Newsroom

Organic diets quickly reduce the amount of glyphosate in people’s bodies

A new study found levels of the widespread herbicide and its breakdown products reduced, on average, more than 70 percent in both adults and children after just six days of eating organic.

Stranded whales and dolphins offer a snapshot of ocean contamination

"Many of the chemical profiles that we see in cetaceans are similar to the types of chemical profiles that we see in humans who live in those coastal areas."

Cutting forests and disturbing natural habitats increases our risk of wildlife diseases

A new study found that animals known to carry harmful diseases such as the novel coronavirus are more common in landscapes intensively used by people.

The President’s green comedy routine

A token, triumphal green moment for a president and party who just might need such a thing in an election year.

Cutting edge of science

An exclusive look at important research just over the horizon that promises to impact our health and the environment

Above The Fold

Daily & Weekly newsletters all free.