¿Por qué la seguridad de la vivienda es clave para la justicia ambiental?

La vivienda es crucial para la buena salud, pero lo que hay dentro de la casa no es lo unico que importa.

Desde 2018, a menudo se me puede encontrar en nuestro centro comunitario local, escuchando, aprendiendo, compartiendo y elaborando estrategias en torno a la mesa con miembros de la comunidad sobre formas de impulsar la ciudad para obtener viviendas más asequibles y evitar el desplazamiento de los residentes del vecindario.


Somos miembros de Dorchester No Se Vende ( Dorchester Not for Sale sus siglas en ingles @DotNot4Sale), una alianza con una base de más de 100 residentes que se organizan con una visión comunitaria que protege a los residentes con mayor riesgo de desplazamiento; da prioridad a viviendas asequibles, buenos empleos y seguridad comunitaria para los residentes actuales; y preserva los servicios étnicos específicos de la comunidad que hacen Dorchester, Massachusetts, nuestro hogar.

Me apasiona abogar por la seguridad de la vivienda porque determina dónde puede uno vivir dentro de sus medio financieros y la calidad de la vivienda en la que podemos vivir, todo lo cual afecta nuestra salud, la salud de nuestras comunidades y de las generaciones futuras.

Como estudiante de doctorado en salud ambiental que estudia vivienda y salud, y como inquilino en Dorchester, me uní a DotNot4Sale. Quería comprender mejor si mi investigación importaba en el terreno y en mi propio vecindario. Quería que mi hogar no solo fuera una dirección, sino una comunidad, y a través de DotNot4Sale, lo encontré.

Después de asistir a varias cenas comunitarias organizadas por DotNot4Sale, supe que el tejido diverso de nuestra comunidad estaba amenazado por desarrollos masivos entrantes.

Este ensayo también está disponible en inglés

La ciudad planea re-zonificar un área de 86 acres para desarrollo residencial y comercial, llamada PLAN: Glover's Corner (La esquina de Glover). Las tarifas de alquiler de los desarrollos de viviendas propuestos, la mayoría de los cuales serán condominios de lujo, serán inasequibles para la mayoría de los residentes de Dorchester.

Dorchester es también un vecindario de familias y hogares multigeneracionales. Sin embargo, la mayoría de los desarrollos propuestos son estudios, unidades compactas o de una habitación, demasiado pequeños para acomodar a los residentes existentes.

Al ver que estas propuestas inundan nuestros vecindarios, preguntamos: ¿Para quién esta construiendo la ciudad?

La crisis de vivienda y las amenazas de desplazamiento afectan no solo a Dorchester sino a los vecindarios de Boston y en muchas partes de los EE. UU., como se discutió anteriormente en un blog anterior de Agentes de Cambio (Agents of Change).

Según el reciente informe nacional de vivienda del Centro Conjunto de Estudios de Vivienda de Harvard:

● Más de 550,000 estadounidenses no tenían hogar en 2018.

● Más de 805,000 inquilinos fueron amenazados con desalojos en 2017.

● De 2010 a 2017, aproximadamente un tercio del país, o 37.8 millones de hogares, pagaron más del 30 por ciento de sus ingresos en costos de vivienda como alquiler y servicios públicos.

Dorchester no está a la venta en el desfile anual del vecindario, junio de 2019 (Crédito: Cristina Eduardo, Dorchester Post)

¿Y adivina qué? Estas dificultades continúan afectando desproporcionadamente a los hogares de las minorías, Negros, morenos e inmigrantes a una tasa más alta que los hogares blancos.

En todo el país, el acceso a viviendas asequibles está amenazado. Existe una grave escasez de oferta de viviendas asequibles que se debe a factores compuestos, como el aumento de la especulación inmobiliaria, la construcción y los costos de la tierra; financiación federal estancada para programas de vivienda asequible; pérdida de existencias de viviendas asequibles existentes; y una producción más lenta de nuevas viviendas desde la recesión de 2008, todo esto junto con un lento crecimiento salarial en las últimas décadas.

Además, no nos olvidemos de la línea de demarcación (redlining en ingles) , prácticas de préstamos predatorios y el rechazo de préstamos federales para vivienda a millones de familias Negras, asiáticas, hispanas, judías e inmigrantes. Estas políticas racistas, muchas de las cuales fueron instituidas por el gobierno federal, le robaron a las familias Negras y morenas la oportunidad de ser propietarios de una casa, decidir dónde quieren vivir y crear riqueza intergeneracional. Después de la línea roja, hubo programas de renovación urbana del gobierno que se dirigieron a comunidades de color, designándolos como "barrios marginales" y "arruinados" para justificar nuevos proyectos de vivienda y construcción. A su vez, estos programas llevaron al desplazamiento masivo de miles de familias Negras y morenas.

En pocas palabras: las familias Negras y morenas se vieron obligadas a vivir en zonas indeseables. Años más tarde y aún hoy, especialmente a medida que la tierra se vuelve escasa, las familias se ven obligadas a abandonar sus hogares por intereses capitalistas. Esto es en contra de lo que DotNot4Sale está organizado.

Crédito: Dorchester Not for Sale, @DotNot4Sale

Crédito: Dorchester Not for Sale, @DotNot4Sale

Desigualdad y desalojos

Los impactos del racismo institucional prevalecen hoy en Boston, donde el patrimonio neto medio de los hogares Negros es de $ 8 en comparación con $ 247,500 para los hogares blancos.

Dorchester, uno de los vecindarios de Boston que experimentó una línea de demarcación, es el hogar de una comunidad diversa y de clase trabajadora con el mayor número de inmigrantes y hogares que no hablan inglés en la ciudad. Alrededor de dos tercios de los residentes son inquilinos, y el ingreso promedio de los trabajadores es de $ 41,000 al año. El aumento de los desarrollos de viviendas de gran escala y lujo en toda la ciudad y la especulación del desarrollo han elevado los precios de la vivienda y los costos de vida. En este momento, el alquiler promedio en Dorchester es de $ 2,894 por mes, o $ 34,728 por año.

Los residentes sienten el daño.

Un miembro de DotNot4Sale compartió conmigo (traducido del vietnamita): Me gusta este vecindario; Me gusta vivir aquí. Las personas de bajos ingresos aquí viven en paz, no molesten a nadie y mantienen la ciudad segura. Si hay un nuevo desarrollo, no habrá beneficios para personas como yo, habrá más tráfico, aumentarán los alquileres y más desplazamientos. Estos desarrollos solo beneficiarán a los propietarios, desarrolladores y aquellos que tienen mucho dinero.

Muchos residentes ya se han ido. Desde 2011, el número de casos de desalojo presentados ante el Tribunal de Vivienda de Boston fue de aproximadamente 5.200 por año, o 14 casos por día. Si bien es alarmante, sabemos que este número probablemente se subestima. Muchas familias desplazadas no llegan a la corte de vivienda por temor a represalias de su arrendador y / o falta de apoyo legal.

"Me enfermo mucho"

En áreas de alta demanda de viviendas, varios residentes de la comunidad han compartido que los propietarios han ignorado hacer reparaciones de viviendas para expulsar a los inquilinos más rápidamente y revender o alquilar la propiedad para obtener mayores ganancias.

Como un miembro de DotNot4Sale compartió conmigo (traducido del vietnamita): Llamo a mi arrendador para arreglar el agujero sobre mi fregadero, pero él me ignora. El agua se escapa de la cocina de arriba a la mía. No hay calor en las principales salas de mi apartamento. Me enfermo mucho.

Imagine que es un padre soltero de dos hijos, gana $ 40,000 al año y paga $ 1,600 al mes, o casi el 50% de sus ingresos al año, por una habitación. Con el aumento de condominios de lujo en su vecindario, hay pocos lugares que se encuentren dentro de sus medio financieros que esten en condiciones decentes para sus hijos.

Te preocupa llegar a fin de mes en el corto plazo, como pagar los alimentos, la guardería, los servicios públicos y los pases de autobús.

Su departamento es propiedad de un señor de los vecindarios marginales que no ha reparado los agujeros en las paredes, las ventanas rotas, ni ha abordado los problemas de moho y plagas que estaban allí cuando se mudó. Sin dinero y sin tiempo libre, usted no puede hacer estas reparaciones por su cuenta.

Tiene miedo de pedirle al arrendador que solucione estos problemas por temor a que puedan aumentar el alquiler o echarlo y buscar otros inquilinos.

Estas condiciones de vida inasequibles e inseguras le causan estrés y afectan la salud mental y física de sus hijos y su capacidad para concentrarse en la escuela, su capacidad para dormir.

Usted y sus hijos viven con el miedo constante de tener que mudarse nuevamente.

Ahora respira hondo.

Si bien esto puede ser un ejercicio para usted, millones de estadounidenses se encuentran en esta situación en este momento.

¿Qué se ha hecho?

"Comunidad en acción: un mural para la gente vietnamita en Fields Corner", Fields Corner, Dorchester, MA. (Credit: Ngoc Tran Vu).

Actualmente, existen tres formas principales de asistencia gubernamental para la vivienda en los EE. UU : vivienda pública, unidades con restricción de ingresos y vales de vivienda de la Sección 8. Todos son para inquilinos de bajos ingresos y requieren una inspección de la vivienda, pero varían en el tipo de vivienda, quién los administra y los niveles de elegibilidad de ingresos. La vivienda pública es propiedad del gobierno, mientras que las unidades con restricción de ingresos son de propiedad privada y el gobierno subsidia el alquiler. El programa de cupones de la Sección 8 deja a los inquilinos encontrar su propia vivienda que acepte cupones.

Estos programas no son suficientes. Algunos incluso no protegen adecuadamente a los residentes. En 2017, solo el 37 por ciento de los 11 millones de inquilinos de ingresos extremadamente bajos recibieron asistencia para la vivienda. El tiempo promedio de espera nacional para obtener un cupón de la Sección 8 es de dos años. Muchos propietarios también discriminan a los inquilinos con vales.

Incluso con vales, los inquilinos se enfrentan a desalojos. Por ejemplo, en Boston, todavía vemos muchos casos de desalojo que involucran a inquilinos en asistencia de vivienda.

Como país, necesitamos una agenda progresiva de vivienda asequible y políticas y programas integrales en los sectores público y privado para hacer mella en la crisis de la vivienda.

En los últimos años, las organizaciones sin fines de lucro, filantrópicas y religiosas, y los hospitales han intensificado sus esfuerzos. Algunos ejemplos de casos incluyen:

Fideicomisos de tierras comunitarias (CLT) como la Iniciativa del vecindario de Dudley Street que han sido una herramienta para la asequibilidad permanente, la generación de equidad a través de la propiedad de viviendas y la toma de decisiones centrada en la comunidad. A partir de 2018, hay más de 225 CLT en todo el país.

● Una iniciativa innovadora de vivienda estable de $ 3 millones de tres hospitales del área de Boston para financiar enfoques de seguridad de vivienda a nivel de políticas y sistemas, defensa centrada en la comunidad y organización entre vecindarios.

● Donación de terrenos de la iglesia en la ciudad de Nueva York para construir 2,000 unidades asequibles en los próximos 10 años.

Ir más allá de los peligros físicos

Es hora de que la comunidad de salud ambiental también dé un paso adelante y esté a la vanguardia para abordar la inseguridad de la vivienda.

La investigación tradicional de salud ambiental y las prioridades de financiación se han centrado en hacer que nuestros edificios sean más eficientes energéticamente y / o detectar peligros físicos o químicos específicos, como la contaminación del aire, el plomo, los pesticidas y el moho.

Estas investigaciónes han conducido a importantes mejoramientos en la salud pública—como códigos de vivienda más estrictos, una prohibición de la pintura a base de plomo, el manejo integrado de plagas y la reducción de los costos de energía— y aun puede fallar en abordar las causas fundamentales de por qué los bajos ingresos y las comunidades de color continúan enfrentando la falta de vivienda, una mayor carga de costos de vivienda y malas condiciones de vivienda.

Si nos centramos solo en los riesgos físicos y químicos del ambiente interior, ¿cómo podemos abordar y prevenir adecuadamente las causas profundas de los problemas de salud asociados con la inseguridad de la vivienda?

Creo que la vivienda es un derecho humano. Mi experiencia en la comunidad me ha empujado a ampliar mi definición de salud ambiental y contextualizar mi investigación en la crisis de vivienda asequible existente. Me ha demostrado que la inseguridad de la vivienda es un problema central de salud pública ambiental.

La inseguridad de la vivienda aumenta el riesgo de que un hogar viva en condiciones inseguras e insalubres, su riesgo de ser desplazados, lo que a su vez perpetúa el ciclo de inseguridad de la vivienda. Los hogares que experimentan desalojos reportan peor salud auto informada, niveles más altos de estrés, depresión y dificultades materiales. También tienen un mayor riesgo de suicidio. Para los niños, los desalojos y tener que mudarse con frecuencia pueden conducir a una salud mental y física deficiente, interrupción de la escolaridad y un potencial de ingresos más bajo en futuros trabajos.

Sabiendo esto, no puedo hacer la vista gorda ante la urgencia de la crisis de vivienda asequible en mi propia comunidad y en todo el país. No puedo hacer la vista gorda a mis vecinos que están siendo desalojados y / o se están mudando porque no pueden pagar el alquiler.

El papel de los investigadores y profesionales

Asamblea de "Casas para todos", Dorchester, MA, junio de 2019. (Crédito: Lisa Thompson)

Como investigadores y profesionales de la salud ambiental, tenemos la responsabilidad de preguntar continuamente: ¿Estamos abordando las causas profundas de la mala salud?

Necesitamos incorporar la seguridad de la vivienda en nuestras investigaciones de salud ambiental, financiamiento, currículo e iniciativas de alcance comunitario. Si no lo hacemos, perderemos las oportunidades clave para abordar la salud de millones de hogares que actualmente están agobiados por viviendas no accesibles y personas sin hogar. Echaremos de menos importantes vías para intervenciones de salud pública equitativas a largo plazo.

¿Entonces, qué podemos hacer? Algunos pasos iniciales que podríamos tomar:

● Liderar investigaciones de salud pública que llenen el vacío de evidencia sobre los impactos de las políticas y programas de vivienda asequible en la exposición ambiental, la salud y el bienestar económico a nivel de hogar y comunidad. Por ejemplo, las preguntas importantes, pero sin respuesta incluyen: ¿cómo impactan la gentrificación y la inseguridad de la vivienda en la calidad ambiental interior? ¿Cuántas hospitalizaciones o muertes pediátricas se pueden prevenir invirtiendo en soluciones de vivienda a largo plazo, como fideicomisos de tierras comunitarias o control de rentas? Estos datos pueden ser muy útiles para la política de vivienda y las decisiones programáticas.

● Dedicar fondos a la investigación de inseguridad de vivienda y participación comunitaria. Actualmente, las prioridades del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental, y en particular su plan estratégico 2018-2023, omiten el papel de la vivienda y la inseguridad de la vivienda en la salud.

● Mejorar nuestro plan de estudios de salud ambiental para abordar mejor la justicia ambiental y el papel de la seguridad de la vivienda en la salud. Nuestro plan de estudios puede beneficiarse de más colaboraciones con otras disciplinas como la planificación urbana, la sociología y las políticas públicas que también se ocupan de la vivienda, pero que pueden centrarse menos en la salud. También debemos involucrarnos más con los socios de la comunidad para comprender mejor los desafíos de vivienda que enfrentan y las formas en que están trabajando para abordarlos.

● Colaborar con socios comunitarios, clínicos, comerciales y gubernamentales para identificar soluciones para la asequibilidad de viviendas permanentes y para el apoyo de los inquilinos para mantener y mantener sus hogares. Apoyar la capacidad de organizaciones locales sin fines de lucro y corporaciones de desarrollo comunitario a través de financiamiento y / o asistencia técnica. Solidificar estas relaciones a nivel institucional para que puedan mantenerse más allá de los ciclos de financiación y / o la rotación de personal.

Es una batalla cuesta arriba que no se solucionará de la noche a la mañana. Pero ya en mis casi dos años con DotNot4Sale, he visto el poder de los residentes de la comunidad desafiando el "status quo" sobre lo que es posible para nuestros vecindarios.

Lucho con DotNot4Sale como residente que se preocupa por su comunidad y su gente.

Lucho como investigador de salud ambiental y defensor de la salud pública que cree que el acceso seguro y seguro a la vivienda es un determinante clave de la salud.

Hoy, le insto a que apoye las numerosas medidas de asistencia para la vivienda a nivel federal y estatal para garantizar que los inquilinos, propietarios y personas sin hogar puedan acceder a una vivienda segura y poder permanecer en sus hogares durante esta pandemia, que incluyen:

● Alquiler de emergencia, hipoteca y asistencia de prevención de desalojo

● Una moratoria nacional sobre desalojos y ejecuciones hipotecarias.

● Financiamiento de emergencia para proveedores de servicios para personas sin hogar, autoridades de vivienda y proveedores de vivienda.

● Ampliación del seguro de desempleo, asistencia alimentaria y de combustible.

● Ampliar la licencia por enfermedad remunerada, la licencia de emergencia remunerada y el acceso a la atención médica.

Las actualizaciones nacionales y estatales sobre los recursos y políticas de asistencia para la vivienda se pueden encontrar en Citizens's Housing & Planning Association, National Low Income Housing Coalition y la iniciativa Health Housing Guarantee.

Nota de COVID-19: COVID-19 ha presentado desafíos importantes para las comunidades y los hogares de todo el país y en nuestros propios vecindarios, incluida la pérdida de seres queridos, trabajos y acceso a ingresos estables, servicios sociales y atención médica. Todo esto perjudicó significativamente a nuestras poblaciones sin hogar, así como a los inquilinos y propietarios de viviendas y su capacidad para pagar el alquiler, las hipotecas y otros costos de vivienda. Esta pandemia ha expuesto las limitaciones de nuestras redes de seguridad de viviendas existentes. Ahora más que nunca, necesitamos soluciones de vivienda asequibles inmediatas y a largo plazo para mantener a los residentes seguros y protegidos en sus hogares.

Mỹ Dzung Chu, MSPH, es una inmigrante vietnamita de primera generación, es erudita del program Gates Millennium Scholars, y candidata a doctorado en Harvard T.H. de la Escuela Chan de Salud Pública. Ella investiga las desigualdades de vivienda y salud ambiental entre los hogares de bajos ingresos e inmigrantes.También se organiza con @DotNot4Sale y ha hecho un internado en atención de salud para las personas sin hogar del oeste de Massachusetts. Puede comunicarse con ella en mchu@g.harvard.edu o en Twitter @mydz_C.

Este ensayo es parte de "Agentes de Cambio", una serie en curso que presenta las historias, análisis y perspectivas de los líderes de la salud ambiental de la próxima generación que provienen de entornos históricamente poco representados en la ciencia y la academia. Los ensayos de la serie reflejan las opiniones de los autores y no las de EHN.org o de La Universidad George Washington.

Fotografía del encabezado: rally de control de alquileres, Massachusetts State House, enero de 2020. (Crédito: Lori Hurlebaus)

Print Friendly and PDF
SUBSCRIBE TO EHN'S MUST-READ DAILY NEWSLETTER: ABOVE THE FOLD
From our Newsroom

The dangerous fringe theory behind the push toward herd immunity: Derrick Z. Jackson

Resumption of normal life in the United States under a herd immunity approach would result in an enormous death toll by all estimates.

My urban nature gem

Thanks to the Clean Water Act and one relentless activist, Georgia's South River may finally stop stinking.

Dust from your old furniture likely contains harmful chemicals—but there’s a solution

Researchers find people's exposure to PFAS and certain flame retardants could be significantly reduced by opting for healthier building materials and furniture.

Hormone-mimicking chemicals harm fish now—and their unexposed offspring later

Fish exposed to harmful contaminants can pass on health issues such as reproductive problems to future generations that had no direct exposure.

How Europe’s wood pellet appetite worsens environmental racism in the US South

An expanding wood pellet market in the Southeast has fallen short of climate and job goals—instead bringing air pollution, noise and reduced biodiversity in majority Black communities.

America re-discovers anti-science in its midst

Fauci, Birx, Redfield & Co. are in the middle of a political food fight. They could learn a lot from environmental scientists.

Above The Fold

Daily & Weekly newsletters all free.