environmental climate hope

Reemplazar la desesperanza medioambiental por esperanza y acción

Es difícil evitar la eco-ansiedad. Pero si desintoxicamos nuestras redes sociales y nos centramos en la comunidad, todos podemos encontrar buenas noticias e inspirar el cambio.

Todos tenemos el poder de provocar cambios, aunque no lo reconozcamos.


Pero a veces es difícil de ver. Las redes sociales nos inundan con los impactos viscerales del cambio climático. Desde los megaincendios globales en California que destruyeron comunidades enteras hasta las devastadoras inundaciones en Europa y China este verano, parece que la desesperanza climática nos rodea.

Pero ¿qué pasaría si, en lugar de compartir las noticias negativas sobre el medio ambiente, empezáramos a actuar? Para mí, la acción significó crear HOPE: Humanos por la Oposición a la Contaminación y las Emisiones (por sus siglas en inglés Humans for the Opposition of Pollution and Emissions), un grupo de defensa dedicado a promover la alfabetización científica y a educar a los agricultores en comunidades de bajos ingresos e históricamente desatendidas. Con el avance del cambio climático, los problemas de las inundaciones, la contaminación y la sequía pueden ser difíciles de manejar sin ayuda externa. HOPE ayuda a las comunidades a gestionar esas cargas para garantizar la seguridad alimentaria y del agua. HOPE fomenta la unión y combate las realidades a menudo paralizantes del cambio climático.

Este ensayo también está disponible en inglés

Hemos podido trabajar en el oeste de Massachusetts compartiendo material educativo con grupos de bajos ingresos y subrrepresentados que ayudan a transmitir la importancia de la acción para combatir el cambio climático en su comunidad. Organizamos grupos de discusión, seminarios web y reuniones de pequeños grupos para debatir sobre cómo conseguir que la comunidad esté "preparada para el clima". Gracias a ello, hemos podido desarrollar una agricultura climáticamente inteligente y fortalecer la biota local a través de jardines autóctonos.

Sin embargo, no es necesario crear una nueva organización para marcar la diferencia, sino que se puede empezar por los hábitos individuales. He aquí algunos pasos que me han resultado útiles para seguir siendo positivo y orientado a la acción en cuestiones medioambientales.

Paso 1: Haz una desintoxicación digital

Los psicólogos han dado un nombre a nuestro sentimiento colectivo de fatalidad: la eco-ansiedad. Este título sugiere que nuestras respuestas emocionales colectivas a toda la angustia que rodea al cambio climático son respuestas razonables a la devastación.

Pero, ¿qué pasa cuando nos inunda la eco-ansiedad? Vemos un vídeo en Instagram de una parte del océano en llamas, o un informe sobre temperaturas récord en el noroeste del Pacífico y un aumento de las muertes. Pasamos a Twitter y vemos un vídeo de Jeff Bezos yendo al espacio mientras nos adentramos cada vez más en una crisis de hambre impulsada por el clima. ¡Y estos fueron ejemplos solo de julio!

No solemos ver el bien oculto. Tenemos que prestar atención a esas caras amables de TikTok que nos enseñan a reciclar la ropa, o a los científicos que comparten en YouTube lecciones sobre la limpieza de lagos y ríos. En Twitter podemos seguir a científicos que saben cómo reducir la demanda global de uso del agua. En YouTube podemos aprender a reducir nuestro uso de plástico.

Al desintoxicar los mensajes negativos de nuestras fuentes digitales, podemos despejar el camino en nuestras mentes para las noticias e intervenciones positivas. He estado seleccionando mis redes sociales en torno a creadores que comparten esperanza, positividad y acción. En Instagram, esto incluye a gente como soulful_seeds, climateopti-mistspodcast, blackinenviron, goodenergy_project y grounded.hope. También sigo a personas que no suelen aparecer en el debate sobre el cambio climático: mujeres de color, grupos indígenas y creadores de contenido LGBTQIA+.

También concentro mi tiempo fuera de redes en fomentar las relaciones físicas con la gente de la comunidad, lo que me ayuda a salir de esta burbuja digital. Puedo ver y comprender las experiencias vividas por mi comunidad y, al mismo tiempo, aprender las formas en que la gente están lidiando activamente con la crisis climática.

Paso 2: Salga de su zona de confort

urban farm

Common Good City Farm (Crédito: DCErica/flickr)

El cambio comienza con una sola persona, idea o acción. Todos podemos generar un cambio positivo dando pasos fuera de nuestra zona de confort y desafiándonos a nosotros mismos.

Durante el verano del 2020, examiné los datos que demostraban que las comunidades con mayor población de minorías, de bajos ingresos y con capacidad limitada de hablar inglés eran mucho más propensas a vivir en o cerca de suelo o agua contaminados en comunidades postindustrializadas como Lawrence, Massachusetts, y Holyoke, Massachusetts. Cuando hablé con los miembros de la comunidad, se sentían frustrados porque no se escuchaban sus preocupaciones. Compartieron anécdotas sobre enfermedades, asma y cáncer, y querían una solución a sus crecientes preocupaciones. La noticia me devastó, pero tenía poder como miembro de la comunidad, como científica y como defensora de la justicia medioambiental para hacer algo.

Fue entonces cuando inicié el grupo de defensa HOPE. Con recursos, financiación e incluso apoyo limitados, recluté a personas que tenían la misma visión: conseguir que todo el mundo viviera en una comunidad con aire, suelo y agua limpios, sin la preocupación de enfermedades relacionadas con el medio ambiente. Aunque todavía estamos en nuestras primeras etapas, estamos desarrollando planes para abogar por la remediación de contaminantes en nuestro suelo y agua. También estamos trabajando actualmente con una organización de agricultura urbana de base llamada Nuestras Raices, donde estamos construyendo un jardín urbano nativo que contribuirá a mejorar la biodiversidad y a reforzar la resistencia climática de la agricultura. En el 2021, hemos estado trabajando en el desarrollo de simulaciones informáticas que demuestran cómo se mueven los contaminantes en las aguas subterráneas y cómo afecta a la salud de los consumidores. Todo este trabajo nos lleva a colaborar con los responsables políticos, los representantes de los distritos y las empresas para ayudar a eliminar estos contaminantes.

Comenzar HOPE fue un profundo salto fuera de mi zona de confort. Antes de comenzar mi doctorado en el 2019, no tenía experiencia formal en ciencias ambientales o justicia climática. Casi un año después, cuando comencé HOPE, me di cuenta de que cualquiera puede ser un agente de cambio cuando está equipado con conocimiento, optimismo y una misión. Cuando formé la junta directiva de HOPE, recluté personas de todos los ámbitos: profesores jubilados, bibliotecarios, estudiantes de secundaria, activistas locales y estudiantes de posgrado. Todos los directores se sentían igual, como si fuera un terreno desconocido, pero una vez que se sintieron cómodos con la ciencia, sintieron que podían pasar a la acción.

"Saber lo que hay que hacer elimina el miedo". Esta fue una cita en la que pensé mucho en los primeros días de la puesta en marcha de HOPE. Siempre habrá personas que actúen como un faro de esperanza en nuestra vida cotidiana, en nuestras comunidades y en nuestras noticias. Da los pasos necesarios para convertirte en un faro de esperanza para los demás.

Paso 3: Tomar medidas colectivas: Una idea, un equipo, una comunidad

En el 2018, trabajé en un proyecto para abordar los problemas de calidad del agua en una pequeña ciudad de Massachusetts. La gente de allí estaba preocupada porque, tras las fuertes tormentas, los aceites y la basura se corrían desde los aparcamientos hasta el suministro de agua. El presupuesto del año fiscal se estaba agotando, y el río seguía incumpliendo las normas de agua de la Agencia de Protección Ambiental.

Me asignaron a este proyecto con tres hombres blancos, todos ingenieros pero todos bastante diferentes: uno era del equipo de fútbol, otro era un autoproclamado vaquero que conducía un tractor a la escuela y el otro era un cantante de ópera de Long Island. Como la única mujer de color, al principio me resultó difícil hablar y ser líder. No sabíamos si podíamos ser nosotros mismos frente al otro. Eventualmente, nos unimos por un amor mutuo por la comida y la risa. Todos los días alguien traía un sabroso bocadillo, y alguien más proporcionaba chistes y noticias alegres. Tomaba una hora extra al día, pero la construcción de la comunidad y la amistad no tenían precio. Aprendí que tu equipo comienza contigo, así que constrúyelo con amabilidad y alegría.

Nuestra confianza mutua nos permitió lanzar ideas que sonaban tontas. Podríamos estar equivocados el uno frente al otro porque ese vínculo estaba muy bien establecido.

Trabajábamos 40 horas a la semana tratando de encontrar soluciones para esta ciudad. Necesitábamos más personas para ayudar, y pensamos en pedirles a los residentes que colaboraran. Ahí fue donde obtuvimos nuestra idea final: reclutar a niños de primaria como mensajeros para contarles a sus padres y a todos sus conocidos sobre los problemas del agua.

Era algo así como la campaña de reducir, reutilizar y reciclar, salvo que nuestra mascota era un vaquero llamado Runoff Randy y los niños obtenían el título de "Rain Wrangler" si convencían a suficientes personas para que se ofrecieran como voluntarios para la limpieza del río. Evitamos la negatividad -como que el río estaba contaminado o que la ciudad se estaba quedando sin dinero- y nos centramos en la importancia de la esperanza. Conseguimos inspirar a niños de todas las edades, a sus familias y a otros voluntarios para que trabajaran juntos en un problema que hacía sufrir a todos.

El resultado de este proyecto fue una solución a largo plazo para una comunidad que necesitaba una solución a un problema de calidad del agua. También pudimos transmitir la metodología a otros equipos de proyectos que trabajan en otras ciudades de Massachusetts. Al final de este proyecto, me convencí de que, con la suficiente esperanza y confianza, todo el mundo puede unirse.

Salvando la esperanza

Tener esperanza puede parecer ingenuo. Pero el cambio puede surgir de la esperanza, y es más fácil de lo que crees. Tome por ejemplo, la organización que he creado. Desde que empezamos en el 2020, hemos recaudado más de 10.000 dólares para la investigación sobre la calidad del agua y el clima. Hemos unido a docenas de personas interesadas en trabajar por un aire y un suelo limpios. Incluso hemos hecho planes para una campaña de reciclaje de primavera, en la que quienes necesiten ropa de moda podrán recibirla gratis, donada por quienes desean reciclar. Lo más importante es que HOPE es un importante recordatorio de la importancia de una acción y una idea.

Difundir una buena idea para reducir la cantidad de basura en su comunidad podría comenzar solo con usted y su compañero de cuarto, una iniciativa que podría crecer en escala a medida que se extiende la esperanza. Una idea puede propagarse como un incendio, convirtiendo algo individual en algo comunitario. Entonces, tal vez incluso eso gane fuerza, extendiéndose por las redes sociales y por todo el mundo.

Plantar semillas de esperanza puede suceder a través de la educación, la investigación, la escritura e incluso su pensamiento. Los buenos pensamientos pueden convertirse en buenas acciones, lo que puede ayudar a reducir la contaminación y las emisiones a nivel local, lo que puede crecer a nivel regional y tal vez a nivel nacional. Una pequeña idea puede inspirar a un número ilimitado de otras.

Por lo menos, ten esperanza en tu capacidad para ser el cambio.

Cielo Sharkus es una ingeniera en justicia climática, becaria de la NSF y candidata al doctorado en la Universidad de Massachusetts Amherst. Su trabajo explora la relación entre la ingeniería medioambiental, la justicia climática y las políticas públicas. Ella desarrolla modelos computacionales que analizan las condiciones socioeconómicas y medioambientales que perjudican la resiliencia humana en un escenario de catástrofe (por ejemplo, una inundación o una crisis de calidad del agua), haciendo hincapié en las comunidades socialmente vulnerables y de justicia medioambiental. Se puede contactar con ella en LinkedIn o a través de su página web.

Este ensayo ha sido elaborado gracias a la beca Agentes de Cambio en la Justicia Ambiental (Agents of Change in Environmental Justice). Agentes de Cambio (Agents of Change) capacita a líderes emergentes de entornos históricamente excluidos en la ciencia y la academia para replantear soluciones para un planeta justo y saludable.

Fotografía del encabezado: Callum Shaw/Unsplash

SUBSCRIBE TO EHN'S MUST-READ DAILY NEWSLETTER: ABOVE THE FOLD
Support good science journalism
From our Newsroom
PFAS in food

IN-DEPTH: What we know about PFAS in our food

Amid inadequate testing and a lack of regulation, we’re all eating “forever chemicals.”

invasive species

Peter Dykstra: American Invasive Species Hall of Fame, part 1

Flora and fauna that have left their mark.

firearm tax for wildlife conservation

Copy of Guns, money, and power: The firearm industry and wildlife conservation

In recent years, the role of firearm and ammunition sales were more critical than ever for wildlife agencies’ funding.

Global Warming: Why the problem is worse – and solutions simpler – than you thought

Global Warming: Why the problem is worse – and solutions simpler – than you thought

Noted ecologist John Harte offers a fresh take on the dire topic of climate change.

PFAS Testing

Investigation: PFAS on our shelves and in our bodies

Testing finds concerning chemicals in everything from sports bras to ketchup, including in brands labeled PFAS-free.

PCB pollution

Most of the world agreed on safe PCB waste disposal. It’s not going great—especially in the US.

Just 13% of countries in the Stockholm Convention have disposed of the toxics according to global environmental standards.