wildfire california

Una discapacidad no debería ser una sentencia de muerte durante un desastre natural

Tengo el privilegio de estudiar los incendios forestales, pero a menudo no tengo el privilegio de escapar de ellos cuando más importa.

Por la ventana del avión vi una columna de humo en la distancia que se elevaba a miles de pies sobre el suelo del bosque en llamas.

Era el incendio de Shady Fire del 2019 que se extendía a 150 millas al noreste de Boise, y que había comenzado dos semanas antes después de que un rayo incendiara los bosques del centro de Idaho. Al principio, me quedé impasible. Como alguien que ha vivido toda su vida en California, los incendios forestales se han convertido en un ruido de fondo. Es sólo otra temporada. En algunos lugares llueve, en otros nieva. En mi estado hay fuego.

He llegado al punto en que cada año me encuentro repasando con cansancio la misma lista de verificación cada vez que inevitablemente se produce un incendio cerca. ¿Está mi familia a salvo? Comprobado. ¿Están mis amigos a salvo? Comprobado. ¿Es seguro respirar el aire exterior?

Pero la vista aérea del incendio de Shady Fire me sacudió. Me quedé mirando el fuego mientras arrojaba implacablemente una espesa nube de humo. Finalmente, me di cuenta de la realidad. Estaba siendo testigo del desarrollo de una devastadora catástrofe climática.

Me sacaron de mis pensamientos cuando el avión giró y descendió. La nariz de nuestro avión ahora estaba alineada con la columna de humo. "Treinta segundos para salir", gritó mi colega por el auricular. Respiré profundamente, preparándome para lo que sabía que vendría después.

El avión pasó directamente sobre las llamas. La convección creada por el aire sobrecalentado nos hizo girar como un muñeco de trapo hacia arriba, hacia abajo y de lado a lado. El sol se convirtió en un tenue punto anaranjado mientras el humo nos envolvía. El olor a vegetación quemada impregnaba la cabina. Y entonces, tan rápido como empezó, se acabó. Eso fue, por supuesto, hasta que el avión dio la vuelta, preparándose para hacer otra pasada a través del humo. Tenía menos de un minuto antes de que empezáramos a bajar en zig-zag por la columna de humo. Me apresuré a preparar mi espectrómetro de masas para otra ronda de muestreo del aire.

Este no era el típico vuelo comercial. Estaba a bordo del DC-8 de la NASA, un avión de pasajeros reacondicionado de 50 años de antigüedad y repleto de equipo científico. Durante seis semanas, mis colegas y yo perseguimos incendios forestales por todo Estados Unidos como parte de FIREX-AQ, una campaña de campo en colaboración codirigida por la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). Como químicos atmosféricos, uno de nuestros objetivos era medir la composición química del humo y descubrir cómo cambiaba con el tiempo. ¿Por qué? Esta información podría resultar valiosa para los funcionarios de la salud pública encargados de predecir los peligros de la calidad del aire relacionados con los incendios, especialmente a medida que éstos se convierten en la norma en el oeste de los Estados Unidos.

Bobcat fire california

Fuego de Bobcat visto desde la ventana de una cocina en Monrovia, California, el 10 de septiembre de 2020. (Crédito: Wikimedia Commons)

Wildfire plane NASA

Aviones DC-8 de la NASA sentados en la pista en Palmdale, California. (Crédito: Krystal Vasquez)

Wildfire smoke plume

Columna de humo del Shady Fire ardiendo sobre el centro de Idaho visto desde el avión DC-8 de la NASA. (Crédito: Krystal Vasquez)

Aunque la mayoría de los incendios forestales se consideran fenómenos naturales, el cambio climático y las malas prácticas de gestión forestal han aumentado su frecuencia y gravedad en todo el mundo. Durante la última década, mi estado ha sido testigo de ocho de los 10 mayores incendios registrados en su historia, el mayor de los cuales ocurrió en el 2020.

Y no sólo las llamas son peligrosas. La cantidad de terreno quemado es minúscula en comparación con el área cubierta por el humo. En combinación con los incendios forestales de Washington y Oregón, 50 millones de personas experimentaron una exposición prolongada a una calidad de aire insalubre sólo el año pasado.

Este ensayo también está disponible en inglés

Hubo más de 30 víctimas atribuidas directamente a los incendios forestales de la Costa Oeste en el 2020. Pero la cantidad de muertes no siempre es la métrica más importante. Porque, aunque los incendios en sí no discriminan, hay sistemas que sí lo hacen. Aunque nadie ha informado sobre la demografía de las víctimas, la historia nos indica que lo más probable es que sean ancianos y discapacitados, como ha ocurrido en los incendios forestales del pasado.

Eso sin mencionar, que hay quienes también se ven afectados de manera desproporcionada por el humo. Tomando una frase que se ha hecho eco durante la pandemia del COVID-19, las "condiciones preexistentes" aumentan el riesgo de resultados graves cuando se trata de la inhalación de humo. Sin embargo, por alguna razón, pocos investigadores han incluido a personas con estas afecciones en sus estudios. Quizás eso se deba a que hay muy pocos investigadores con discapacidades ejerciendo en la ciencia y la medicina, o quizás sea porque el capacitismo sistémico de nuestra sociedad devalúa las vidas de las personas con discapacidades.

De cualquier manera, la comunidad de personas discapacitadas, mi comunidad, es especialmente vulnerable a la devastación de los incendios forestales. Pero pocos, fuera de la propia comunidad, se han preocupado lo suficiente como para investigar y mitigar esta injusticia medioambiental.

Las personas discapacitadas son dejadas atrás

Testing wildfire air pollution

La autora Krystal Vasquez sentada dentro del DC-8 de la NASA frente a su espectrómetro de masas.

Unos meses después de regresar de FIREX-AQ, estaba realizando un experimento en mi laboratorio, ubicado dos pisos bajo tierra. De la nada, un pensamiento se cruzó por mi cabeza: si la alarma de incendio sonara y de repente tuviera que evacuar, ¿podría subir las escaleras hasta la salida de la planta baja? Verá, hace tres años quedé discapacitada debido a una enfermedad crónica. Mi movilidad se ve afectada con frecuencia. Ese día, incluso con mi bastón, atravesar el laboratorio fue una hazaña en sí misma.

Las personas con discapacidades suelen quedarse atrás durante todo tipo de emergencias. En los centros educativos, los estudiantes con discapacidades con frecuencia suelen quedarse dentro de las aulas durante las evacuaciones relacionadas con los incendios. De manera similar, los tres aspectos de la estrategia "Correr, Esconderse, Luchar" que se utilizan durante los simulacros de tirador activo pueden ser difíciles de realizar, sin algún tipo de ayuda, para muchos estudiantes discapacitados. Esta negligencia existe más allá de las aulas. Durante el 11 de septiembre, aunque la mayoría de los que trabajaban debajo de los pisos afectados sobrevivieron, los ocupantes discapacitados fueron la notable excepción. El país vio una situación similar hace unos meses, durante los disturbios del 6 de enero en el Capitolio, cuando la senadora Tammy Duckworth, usuaria de una silla de ruedas, enfrentó dificultades para evacuar debido a la inaccesibilidad.

Pero en un esfuerzo por volver al trabajo, me las arreglé para convencerme temporalmente de que todo estaría bien. Encontraré una manera de ponerme a salvo, pensé con optimismo. La verdad es que, aunque soy una científica que tiene el privilegio de estudiar los incendios forestales, eso no significa necesariamente que tenga el privilegio de poder escapar de ellos cuando más importa.

Tener una discapacidad no debería ser una sentencia de muerte, pero a menudo lo es cuando ocurre una catástrofe. En todo el mundo, una encuesta de las Naciones Unidas destaca que de 6,000 encuestados con discapacidad, sólo el 20 por ciento dijo que no tendría dificultad para evacuar durante un "desastre repentino". En los Estados Unidos, tenemos de 2 a 4 veces más probabilidades de sufrir lesiones graves o de morir a causa de un desastre natural. Esto explicaría por qué tantas personas que han muerto en incendios forestales en los Estados Unidos tenían algún tipo de discapacidad.

Sin embargo, rara vez nos perjudica el desastre en sí. Más bien somos víctimas de la inaccesibilidad de la planificación de la crisis y de los esfuerzos de recuperación, como las comunicaciones de emergencia que no tienen en cuenta a las personas ciegas o sordas, así como los refugios que no cuentan con el equipo médico y la tecnología de asistencia de las que dependen tantas personas con discapacidades. Y hay muchas otras "víctimas ocultas" que siguen sin ser contabilizadas, es decir, personas con discapacidades que no resultaron perjudicadas por las llamas, sino por las complicaciones de salud provocadas por el humo.

Los peligros por la inhalación de humo

California freeway wildfire

Fuego salvaje en el Valle de San Fernando de California, 2020. (Crédito: Glenn Beltz / flickr)

El humo está formado por una mezcla compleja de gases y partículas que pueden envolver un área durante semanas. Esta sopa química está en evolución continua, y su composición depende de varios factores, que incluyen, entre otros, la distancia que ha recorrido el humo. Cuando se inhala, cada uno de estos compuestos puede afectar a nuestra salud de varias formas, como, por ejemplo, dañando nuestro tejido pulmonar. Muchos de estos compuestos son objeto de una investigación en curso.

Para la mayoría, el humo no será más que una molestia. Sin embargo, para ciertos grupos llamados "sensibles", el humo es tan peligroso como el fuego mismo. Pero, ¿quién se considera sensible? Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., se trata de personas con enfermedades cardíacas o pulmonares, así como a niños, adultos mayores y mujeres embarazadas.

Esto dista de ser una lista completa. Si lo fuera, entonces no debería haber sentido ningún efecto nocivo el año pasado por el incendio de Bobcat Fire cuando se desató cerca de mi casa en Los Ángeles. Después de todo, nunca antes había tenido un problema con el humo de los incendios forestales. Y aunque esa fue la primera vez que tuve que lidiar con una exposición prolongada al humo desde que me enfermé crónicamente, mi condición no encaja en ninguna de las categorías de los CDC. Pensé que no tenía motivos para preocuparme asumiendo que seguiría todas las pautas de salud pública recomendadas.

Pero cuando el aire lleno de humo entró en mi casa a través de los huecos de las juntas de las ventanas, comencé a experimentar un mayor agotamiento, dolores musculares, inflamación, confusión mental y migrañas. Y no era la única. Otras personas con enfermedades crónicas de diversa índole lucharon con el humo al igual que yo, especialmente aquellas que experimentan inflamación sistémica, como las personas con enfermedades autoinmunes o síndrome de activación de mastocitos.

Desafortunadamente, las anécdotas son todo lo que he podido encontrar. Hay una escasez de investigación sobre el tema. La salud pública está tan centrada en cómo estos incendios afectan a las personas sin discapacidades que a menudo no considera que la salud de las personas discapacitadas también es importante.

Una comunidad en riesgo

El veinticinco por ciento de los estadounidenses se identifican como discapacitados. Esto supone más de 82 millones de personas. Muchos de nosotros también abarcamos varias identidades marginadas; la raza, la discapacidad y la pobreza están intrínsecamente vinculadas y nos hacen particularmente vulnerables en un mundo donde los desastres naturales se están convirtiendo en la norma.

Sin embargo, a pesar de que han pasado 30 años desde la aprobación de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act), mi comunidad todavía sigue estando en riesgo. Necesitamos comunicaciones de emergencia que sean universalmente accesibles. Necesitamos refugios que puedan acomodar animales de servicio y ayudas para la movilidad. Necesitamos una investigación que identifique quiénes tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones de salud tras la exposición al humo.

Quizás lo más importante es que debemos asegurarnos de que las personas con discapacidades se encuentren entre los científicos, los funcionarios de salud pública y los legisladores responsables de estas decisiones porque ¿quién mejor para saber qué es lo mejor para la comunidad que los propios miembros de la comunidad?

Recuerdo el tiempo que pasé en el avión con aprecio y las experiencias allí vividas como investigadora con discapacidad han guiado mis intereses profesionales desde entonces.

Pero también recuerdo cómo casi me negaron la autorización para volar simplemente por mi discapacidad. Luché contra esta discriminación y, afortunadamente, gané. Eso no es algo que puedan decir muchos otros en mi posición.

Pero, ¿y si no lo hubiera hecho? ¿Existiría siquiera este ensayo?

Krystal Vasquez es candidata al doctorado en la División de Química e Ingeniería Química del Instituto Tecnológico de California. Puede comunicarse con ella en kvasquez@caltech.edu o en Twitter @CaffeinatedKrys


Este ensayo fue producido a través de la beca Agentes de Cambio en Justicia Ambiental. Agents of Change empodera a los líderes emergentes con antecedentes históricamente excluidos en la ciencia y la academia para reimaginar soluciones para un planeta justo y saludable.

Fotografía del encabezado: los residentes se reúnen en un puesto de control del vecindario durante la evacuación del vecindario Briggs Terrace de Los Ángeles cuando el incendio de la estación amenaza el área en 2009 (Crédito: Anthony Citrano / flickr)

SUBSCRIBE TO EHN'S MUST-READ DAILY NEWSLETTER: ABOVE THE FOLD
From our Newsroom

Climate politics, Pogo edition

Will an old comic strip expression define upcoming global climate talks?

Climate pollution from plastics to outpace coal emissions in US by 2030, report finds

The petrochemical industry has found a new market for fossil fuels: Plastics.

Californians living within miles of oil and gas wells have toxic air

"For many years, communities have been complaining about how oil drilling in their neighborhoods is harmful. Now we have numbers to back that up."

LISTEN: Carlos Gould on global energy poverty and indoor air pollution

"Air pollution affects a number of health outcomes, but for children in particular those impacts are so severe."

Ocean plastic pollution

Too much plastic is ending up in the ocean — and making its way back onto our dinner plates.

Diesel trucks are causing environmental injustice across US cities

Using satellite data, researchers found that poor communities of color are highly exposed to toxic nitrogen dioxide pollution, largely due to diesel truck traffic.

Above The Fold

Daily & Weekly newsletters all free.