energy justice

¿Qué tienen en común las nuevas estufas de Ghana y los aires acondicionados de Nueva York? La justicia energética.

Combatir la pobreza energética y la inseguridad energética son elementos fundamentales para lograr la equidad en materia de salud ambiental para miles de millones de personas en todo el mundo.

En el 2014, comencé mi doctorado con la intención de estudiar los efectos de las altas temperaturas sobre la salud y la vulnerabilidad de diferentes poblaciones a esos efectos.


Pero el miembro de la facultad con el que iba a colaborar dejó mi institución. Terminó siendo una bendición disfrazada, porque otro miembro de la facultad se ofreció a trabajar conmigo en una investigación que me resultaba desconocida: la contaminación del aire en los hogares de Ghana, en África Occidental. Acepté con cautela y eso me convirtió en el investigador que soy hoy.

El acceso a la energía y la desigualdad son cuestiones importantes, polémicas y poco estudiadas en el ámbito de la salud pública. El acceso a la energía doméstica es fundamental para la salud humana: nuestros hogares necesitan energía para todo, desde cocinar hasta mantenernos calientes durante el invierno y frescos durante el verano. Pero no todo el mundo tiene acceso a fuentes de combustible saludables, lo que ha creado una crisis de "pobreza energética", en la que la falta de acceso a fuentes de energía modernas hace que tres mil millones de personas en todo el mundo recurran a la madera, el estiércol, el carbón vegetal u otros combustibles sólidos para cocinar y calentarse.

La pobreza energética se observa a menudo en los países de ingresos bajos y medios, pero las desigualdades energéticas existen también en los países de ingresos altos. Los veranos cada vez más calurosos obligan a millones de personas en EE.UU. - mayoritariamente de bajos ingresos y personas de color- a tomar decisiones difíciles sobre cómo mantenerse fresco o poner comida en la mesa. Ya sea en Ghana o en el Bronx, existen los recursos para proteger a las comunidades de los daños a la salud, pero los más afectados por estas desigualdades energéticas en los hogares siguen siendo los pobres y los marginados.

Pobreza climática y energética

Cuando la gente quema combustibles sólidos, se expone a una combinación tóxica de partículas y gases que se asocia a 1,6 millones de muertes prematuras al año. ¿La solución? Ampliar el acceso a combustibles limpios como el gas licuado de petróleo (GLP).

Si lees esta última frase y pensaste "espera, ¿acaba de decir un investigador del clima y la salud que debemos aumentar el uso de los combustibles fósiles?" entonces, le invito a seguir leyendo y también a aprender cómo este tema se relaciona con la justicia.

Los hogares pobres en energía existen en todo el mundo, pero se concentran en los países de ingresos bajos y medios del África subsahariana, Asia y Sudamérica. Muchos de estos países tienen economías nacionales pobres, pero también presentan marcadas diferencias entre ricos y pobres.

Algunos países están tratando el uso de combustibles sólidos. India ha creado subvenciones para las familias pobres con el fin de aumentar el acceso a combustibles más limpios para cocinar; Ghana y Camerún están cambiando la infraestructura y la normativa del gas licuado de petróleo para mejorar la accesibilidad y la seguridad, como por ejemplo, cambiando quién es el propietario de las cilindros de gas. Por ejemplo, en Ghana, las cilindros han sido propiedad del consumidor, pero ahora esos cilindros serán propiedad de la empresa; y en lugar de rellenar su cilindro lo cambiaría por uno nuevo, lo que significa que los distribuidores se encargan de mantener y reparar los cilindros por seguridad.

Este ensayo también está disponible en inglés

En términos generales, a las personas con las que he interactuado en Ghana les gusta usar estufas de GLP, aunque el costo es un problema constante ya que el gobierno ya no lo subsidia. En un estudio del que soy coautor, los participantes discutieron sus impresiones sobre el uso de una estufa de gas licuado de petróleo.

Un participante explicó: "Es realmente útil. Realmente tengo tiempo. Puedo poner la comida al fuego y, si quiero lavar, también puedo hacerlo. Si fuera la muchia {estufa tradicional} no tendría tiempo para hacer todo eso. Si pones la comida, tienes que estar empujando la leña al fuego y avivarla. También hay humo. Con todo esto, ¿se puede hacer algo más mientras se cocina? No, no se puede".

Las evidencias demuestran que la transición de los combustibles sólidos al gas licuado de petróleo mitigará el calentamiento global en el futuro. La ciencia es complicada, pero se reduce a dos aspectos principales: 1) el uso de combustibles sólidos provoca la deforestación en muchos países porque los árboles que de otro modo capturarían el carbono se utilizan como combustible, y 2) el dióxido de carbono no es el único compuesto de efecto invernadero del que debemos preocuparnos. Por ejemplo, la combustión de combustibles sólidos produce una cantidad considerable de aerosoles (contaminación atmosférica por partículas), que pueden absorber más energía solar en la parte baja de la atmósfera y contribuir al calentamiento.

Pero hay incertidumbre, tanto en la ciencia (cuán grande sería el efecto), y cómo se implementarán estas políticas. Entonces, ¿merece la pena abandonar los combustibles sólidos aunque las alternativas sean los combustibles fósiles? La respuesta corta: sí. Los seres humanos de todo el mundo están experimentando malos resultados en materia de salud por el uso de combustibles sólidos.

Salvando vidas mediante la reducción del uso de combustibles sólidos.

Los pobres del mundo no son responsables del cambio climático; el 50% de las personas más pobres de nuestro planeta sólo han contribuido colectivamente al 7% de las emisiones mundiales acumuladas de gases de efecto invernadero desde 1990. Por lo tanto, reducir el uso de combustibles sólidos no va a provocar una enorme reducción de los gases de efecto invernadero, pero esto podría salvar vidas.

La quema de combustibles sólidos expone a las personas a partículas nocivas: la reducción de esa combustión evitaría infecciones de las vías respiratorias bajas en 440,000 bebés y una serie de otras enfermedades como el cáncer de pulmón, los derrames cerebrales y las cardiopatías en cientos de miles de adultos cada año. Estos efectos sobre la salud y las muertes son evitables, y la sociedad dispone de los recursos necesarios para llevar a cabo estas transiciones hacia alternativas más limpias.

Pero esos recursos están repartidos de forma desigual. A nivel mundial, la desigualdad de ingresos está disminuyendo, pero no es así en muchos países, concretamente en Ghana, según Oxfam y un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. La economía ghanesa es la segunda de África Occidental y, a pesar del crecimiento económico, la desigualdad de ingresos ha aumentado. Oxfam escribe "...uno de los hombres más ricos de Ghana gana más en un mes que lo que podría ganar una de las mujeres más pobres en 1,000 años".

Entonces, si bien la pobreza absoluta puede estar disminuyendo, esto no resuelve los problemas de ingresos y de acceso a los que se enfrentan las familias de bajos ingresos cuando quieren alternativas más limpias para cocinar. La distancia que la mayoría de la gente tiene que recorrer para repostar su gas licuado de petróleo y el alto costo de ese gas (en relación con sus ingresos) son obstáculos importantes para el uso sostenido de un combustible limpio.

Estos obstáculos al acceso a la energía asequible no son exclusivos de Ghana- los problemas pueden parecer diferentes, pero la injusticia energética persiste también aquí en los EE.UU.

Inseguridad climática y energética

energy justice

Mujer enciende su estufa para preparar el almuerzo, en el pueblo de Zorro, Burkina Faso. (Crédito: Ollivier Girard / CIFOR)

Ya estaba en los máximos 80 grados (° F) en un día de finales de primavera en la ciudad de Nueva York hace algunos años. Había cenado con amigos y estábamos afuera charlando. Unos jóvenes adultos al otro lado de la calle comenzaron una discusión que terminó en una pelea que se extendió a la calle. Recuerdo que una latina de edad avanzada que estaba en un escalón cerca de mí dijo “llegó el verano”. A menudo, la investigación se pone al día con el conocimiento cultural intuitivo.

En la actualidad, hay investigaciones sustanciales que demuestran que la exposición a las altas temperaturas está relacionada con una serie de enfermedades y con la muerte prematura, así como con niveles elevados de violencia y un menor rendimiento educativo en los niños.

Las investigaciones muestran que las personas pobres y los negros, los indígenas y las personas de color (BIPOC) experimentan veranos más calurosos en EE.UU. Esto puede deberse en parte a la sobrerrepresentación de las comunidades BIPOC en los estados más meridionales que tienen climas más cálidos. Sin embargo, hay investigaciones que demuestran que las comunidades BIPOC son más calurosas incluso dentro de las geografías compactas. Esto se debe probablemente a que las comunidades BIPOC tienen mayores cantidades de superficies impermeables (asfalto y hormigón) y menos espacios verdes que las comunidades blancas vecinas.

En otro trabajo, los colaboradores y yo demostramos que los negros son más propensos a gastar una gran proporción de sus ingresos en gastos de electricidad y calefacción en comparación con las comunidades blancas. Esta es una receta para la inseguridad energética: una combinación de demanda de energía, limitaciones financieras personales y comportamiento en respuesta a esas limitaciones. Es posible que hayas oído hablar del dilema "calentar o comer", que la gente ha utilizado para describir cómo, durante el invierno, la gente hace concesiones entre la comida y el calor. Pero con el cambio climático, tenemos que hablar de un dilema análogo: "insolación o quiebra". ¿La gente está renunciando a otras necesidades, como el enfriamiento, durante el verano, cuando realmente puede necesitarlo? Esto también es una injusticia energética.

Muchos países están trabajando para prevenir los resultados adversos para la salud en relación con la pobreza, y la pobreza energética en concreto. En Estados Unidos, hay estados que también dan prioridad a la salud en lo que respecta a las protecciones energéticas estacionales. Un total de 44 estados cuentan con protecciones contra el frío, lo que significa que los cortes de suministro están regulados para proteger a las poblaciones vulnerables durante el invierno. Son muchos menos los estados que cuentan con protecciones para el verano, que es una medida cada vez más importante con el cambio climático. Los recursos existen para proteger y apoyar a las personas incluso cuando sus finanzas personales impiden el uso de tecnologías que favorecen la salud.

Cuando era niño, mis propios problemas de salud inesperados llevaron a mis padres a la crisis financiera. No podían hacer frente a las facturas médicas y los cobradores empezaron a llamar. Mucha gente experimenta este tipo de problemas financieros que a menudo se extienden a otras áreas de sus finanzas, como los servicios públicos. Tuvimos la suerte de que no nos cortaran los servicios, pero a menudo pienso en las innumerables personas que han tenido este tipo de experiencias cuando hace mucho frío o mucho calor.

Las protecciones de los servicios públicos existen a nivel estatal, pero ponen de manifiesto que la eficacia de la refrigeración en verano no sólo se basa en poseer un aire acondicionado, sino en tener la suficiente seguridad energética para hacerlo funcionar. Ante estos problemas, los defensores de la justicia medioambiental dicen que hay que ampliar el acceso a los aires acondicionados y subvencionar el uso de la electricidad en verano con el Programa de Asistencia Energética a los Hogares con Bajos Ingresos, que históricamente se ha utilizado para financiar las necesidades de calefacción en invierno. Para mí, esta es una solución de sentido común.

La energía en el hogar es fundamental para la salud humana

new york city climate change

Ola de calor en Brooklyn, junio de 2021. (Crédito: Marco / flickr)

Como investigador, he cerrado el círculo. Después de terminar mi doctorado, volví a la epidemiología de la temperatura y las disparidades térmicas como mi principal foco de investigación. Pero ahora tengo una apreciación de cómo la desigualdad energética, aunque se manifieste de forma muy diferente, es una preocupación en todo el mundo.

La energía doméstica es fundamental para la salud humana en Ghana, Estados Unidos y cualquier otra parte del planeta; y una sociedad equitativa es aquella que no permite que la gente enferme o muera por no poder pagar las necesidades básicas de energía doméstica. Sin embargo, la pobreza estructural y el racismo crean grandes obstáculos para que las comunidades pobres y marginadas puedan acceder, pagar y mantener un uso saludable de la energía en Ghana y Estados Unidos, a pesar de que las economías son radicalmente diferentes.

Los investigadores y los responsables políticos interesados en la equidad sanitaria medioambiental global deben considerar seriamente la importancia de la justicia energética para proteger a las poblaciones pobres y marginadas. Esto implica identificar las poblaciones más afectadas por la injusticia energética, identificar y estudiar las posibles intervenciones, examinar esas intervenciones por parte de los afectados y poner esa investigación en manos de quienes pueden actuar.

La lucha contra la pobreza energética y la inseguridad energética son elementos fundamentales para lograr la equidad en la salud ambiental de miles de millones de personas en todo el mundo.

El Dr. Daniel Carrión es becario postdoctoral en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, y pronto comenzará a ocupar un puesto como Profesor Asistente de Ciencias de la Salud Ambiental en la Escuela de Salud Pública de Yale. Estudia las desigualdades climáticas, energéticas y de salud a nivel mundial y nacional, con un enfoque en la salud de los niños. Síguelo en Twitter en @dcarrionenviro.

Este ensayo ha sido elaborado gracias a la beca Agentes de Cambio en la Justicia Ambiental (Agents of Change in Environmental Justice). Agentes de Cambio (Agents of Change) capacita a líderes emergentes de entornos históricamente excluidos en la ciencia y la academia para replantear soluciones para un planeta justo y saludable.

Fotografía del encabezado: Cocina en interiores en Ghana. (Crédito: Ben Gray / flickr).

SUBSCRIBE TO EHN'S MUST-READ DAILY NEWSLETTER: ABOVE THE FOLD
Support good science journalism
From our Newsroom
environmental justice

LISTEN: Carlos Rodriguez-Diaz on infectious diseases and social justice

“We need to work on the pipeline of the future of public health in such a way that we are as diverse as the communities that we are meant to work with.”

firearm tax for wildlife conservation

Guns, money, and power: The firearm industry and wildlife conservation

In recent years, the role of firearm and ammunition sales were more critical than ever for wildlife agencies’ funding.

plastics treaty united nations

Op-Ed: How the United Nations could avoid silencing voices during Plastic Treaty negotiations

Without consideration of the public and experts from the most affected and vulnerable regions, a global Plastics Treaty cannot meaningfully resolve the crisis.

toxic algae

Peter Dykstra: How the magic went away from my family's summer escape

Summertime for many now means red tide and algal blooms.

PFAS Testing

Investigation: PFAS on our shelves and in our bodies

Testing finds concerning chemicals in everything from sports bras to ketchup, including in brands labeled PFAS-free.

Using comedy to combat climate change

Using comedy to combat climate change

The Climate Comedy Cohort aims to help comedians infuse climate activism into their creative work.

Stay informed: sign up for Above the Fold
The most consequential news on your health and the planet: delivered to your inbox every morning. (Weekly roundup also available)