workers health

Para miles de estadounidenses las exposiciones a sustancias químicas nocivas en el trabajo son una realidad innecesaria

Nadie debería tener que elegir entre el trabajo y la salud.

Durante más de dos décadas, mi madre ha trabajado en salones de uñas mal ventilados donde inhala vapores tóxicos que le han causado nuevos problemas de salud.


Del mismo modo, mi padre trabaja como obrero con salario bajo en un antiguo almacén donde el humo y el polvo contaminan el aire.

Como muchos, mis padres comprometen su salud para ganarse la vida.

En el 2015, un trabajador de 30 años estaba restaurando una bañera utilizando un decapante con un 85% a 90% de cloruro de metileno. Mantuvo la puerta del baño cerrada para que los vapores no se extendieran al resto de la casa. Dos horas más tarde, lo encontraron inconsciente, desplomado sobre la bañera. Lo llevaron a la sala de emergencias en pleno paro cardíaco. Al no responder a las medidas de salvamento, fue declarado muerto. Era padre de tres niños pequeños.

El cloruro de metileno (también conocido como diclorometano) es un producto químico tóxico del que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar. Recientemente publiqué la última serie de casos de muertes por esta sustancia química en JAMA Internal Medicine. Descubrí 85 narrativas inquietantemente similares entre 1980 y 2018, más de las que había reconocido la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Casi nueve de cada diez muertes eran trabajadores que solo intentaban hacer su trabajo. Desde 1985, los centros de envenenamiento de todo el país han recibido más de 37,000 llamadas sobre exposiciones al cloruro de metileno.

Cada año se producen aproximadamente 260 millones de libras de cloruro de metileno para uso humano en productos como decapantes, limpiadores, desengrasantes, adhesivos y selladores. Entre las actividades cotidianas en las que intervienen los decapantes de cloruro de metileno figuran el restaurandor de bañeras viejas, suelos, muebles, bicicletas y coches. También se utiliza para fabricar fotografías, productos farmacéuticos e incluso los populares granos de café descafeinado.

La EPA sabe que el cloruro de metileno es peligroso y mortal; sin embargo, las regulaciones sobre este químico, y miles de ellos, siguen siendo un parche y dejan a los trabajadores expuestos y en riesgo

Como estudiante de medicina y profesional de la salud pública, creo que las personas como mis padres no deberían tener que elegir entre trabajar y estar sanos. Las protecciones contra las sustancias químicas en Estados Unidos, especialmente en el lugar de trabajo, son inadecuadas. Y lo que es peor, no disponemos de la infraestructura necesaria para hacer un seguimiento de la magnitud de las intoxicaciones químicas, y mucho menos para resolverlas.

Un peligro conocido pero ignorado

La muerte prematura del trabajador en 2015 es un caso ejemplar del efecto más fatal del cloruro de metileno: su capacidad para disminuir tu capacidad de respirar y mantenerse consciente.

En los años1800s, el cloruro de metileno se utilizaba como anestésico, pero los médicos descontinuaron la práctica tras comprobar que la anestesia podía conducir a la muerte. Una vez que entra en el torrente sanguíneo, el cloruro de metileno se metaboliza en el hígado y se descompone en monóxido de carbono -una sustancia química venenosa asfixiante- y formaldehído, un carcinógeno. Se metaboliza así durante horas después de la exposición. El cloruro de metileno también provoca ataques cardíacos y arritmias de aparición temprana en individuos vulnerables, lo que lleva a la muerte cardíaca súbita por la falta de oxígeno en los órganos vitales. Descubrimos que, en más del 60% de las autopsias, los trabajadores que murieron a causa del cloruro de metileno tenían indicios de enfermedad arterial coronaria, poseían corazones más grandes y pesados y tenían, por término medio, sobrepeso.

La exposición crónica al cloruro de metileno es bastante insidiosa - está clasificada como un probable carcinógeno humano y se asocia a raros cánceres de hígado y vesícula biliar, y a linfomas. Incluso la EPA reconoció que el cloruro de metileno es "probablemente cancerígeno en humanos por todas las vías de exposición".

Este ensayo también está disponible en inglés

Todas las muertes de nuestro estudio se produjeron en entornos con ventilación insuficiente y equipo de protección personal (EPP) inadecuado. Los vapores de cloruro de metileno son más pesados y densos que el aire, lo que hace que se sitúen cerca del nivel del suelo. Por lo tanto, ventilar un espacio de forma segura y adecuada se convierte en un reto: simplemente abrir las ventanas y utilizar ventiladores en la habitación es insuficiente. Cuando se trabaja en presencia de una alta exposición al cloruro de metileno, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA por sus siglas en inglés) exige un respirador de cara completa, a demanda de presión y con suministro de aire. El espacio tiene que estar muy ventilado con ventilación local y fuentes de aire fresco. Los guantes deben ser de polietileno/alcohol vinílico, ya que los guantes de látex, nitrilo, vinilo y neopreno no son resistentes al producto químico.

Antes de nuestro estudio, durante los últimos días de la administración de Obama en el 2017, la EPA concluyó que el uso de cloruro de metileno en la eliminación de pinturas y revestimientos suponía un riesgo irrazonable para los seres humanos. Propusieron la prohibición de su uso tanto en entornos comerciales como de consumo. Sin embargo, esta propuesta fue archivada cuando la administración de Trump asumió el poder al día siguiente. Mientras tanto, la Unión Europea prohibió los decapantes de cloruro de metileno para todos los consumidores y la mayoría de las aplicaciones comerciales en el 2012.

Los consumidores están algo protegidos mientras los trabajadores están completamente abandonados

workers health

Las actividades cotidianas que involucran a los decapantes de pintura con cloruro de metileno incluyeron el reacabado de bañeras, pisos, muebles, bicicletas y automóviles viejos. (Crédito: Ciudad Año / flickr)

En su ensayo, la becaria de Agentes de Cambio (Agents of Change), Michelle Gin, escribió: "Cuando los consumidores expresan lo que quieren -opciones más seguras y saludables- los minoristas trabajarán con los distribuidores y fabricantes para satisfacer esa demanda." De hecho, un movimiento de base incentivado por las muertes de consumidores de alto perfil llevó a minoristas importantes como Lowe's, Home Depot e incluso Amazon a dejar de vender decapantes de cloruro de metileno en el 2018. En respuesta al creciente descontento de los consumidores, la EPA emitió una prohibición formal solo para el uso personal de los decapantes de cloruro de metileno en el 2019. Esta norma final es una victoria para el consumidor cotidiano que compra desprevenidamente decapantes de pintura que contienen esta sustancia química tóxica, pero sigue dejando intencionadamente desprotegidos a los trabajadores, una injusticia que la EPA debe rectificar.

Hace 35 años, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH PPE por sus siglas en inglés) estimó que más de un millón de trabajadores estaban expuestos al cloruro de metileno. Hace siete años, la EPA admitió que al menos 230.000 trabajadores estaban expuestos directamente al cloruro de metileno de los decapantes. Estas cifras están subestimadas. No tienen en cuenta otros productos de cloruro de metileno y excluyen a los transeúntes desprevenidos que están expuestos indirectamente. Las infracciones de los requisitos de la OSHA en el lugar de trabajo, también persisten sin ser abordadas, y las más comunes incluyen la falta de monitorización de la exposición, la formación de los trabajadores sobre los peligros y las prácticas de trabajo seguras, y los EPI (PPE por sus siglas en inglés) adecuados. En su informe del 2010, la OSHA registró 7.220 infracciones totales desde el año 2000 durante 1.046 inspecciones en casi 300 industrias.

En el 2020, la EPA publicó una evaluación final de riesgos, en la que concluía que la exposición al cloruro de metileno creaba "riesgos irrazonables" para los trabajadores, los no usuarios profesionales, los consumidores e incluso los transeúntes en 47 de las 53 condiciones de uso. Sin embargo, en enero del 2021, la EPA retiró parte de la norma propuesta en el 2017 que habría protegido a los trabajadores. Existen alternativas seguras y eficaces. Entonces, ¿por qué la EPA continúa con este trato desigual a los trabajadores y la perpetuación de las intoxicaciones prevenibles?

Incluso los consumidores, para los que ahora están prohibidos los decapantes de pintura con cloruro de metileno, no están completamente protegidos bajo la última regla. Aún pueden estar expuestos mediante el uso de otros productos que contienen cloruro de metileno ampliamente disponibles, incluidos selladores y adhesivos. De hecho, documentamos muertes por estos productos. Al examinar el último informe anual del 2019 de los centros de envenenamiento de todo el país, se revelan casi 200 envenenamientos por estos otros productos.

La salud es un derecho humano

La saga en curso del cloruro de metileno es una ilustración significativa de un problema más extenso y de larga data: las deficiencias de nuestros sistemas de vigilancia y notificación de salud pública. Si EE. UU. tuviera un sistema inteligente y eficiente para identificar y prevenir peligros, nuestro estudio no habría sido necesario. A pesar de seleccionar 10 fuentes de datos, es probable que las cifras no se informen porque no existe un sistema nacional de vigilancia para la exposición a sustancias químicas. Las muertes por cloruro de metileno pueden atribuirse erróneamente a "causas naturales" y la información de exposición crítica puede omitirse en los informes.

El liderazgo nacional actual debe invertir en la capacidad de nuestros sistemas estatales y federales para coordinar, rastrear y notificar rápidamente las enfermedades químicas relacionadas con los consumidores y el trabajo utilizando múltiples fuentes de datos, incluidos los registros de enfermedades y los registros médicos de los hospitals. Nuestra normativa debe garantizar que no sigamos sufriendo el conocido y ya descrito juego del "golpear al topo" con la industria química. Este fenómeno se refiere a cuando un compuesto tóxico como el cloruro de metileno es simplemente sustituido por otra sustancia peligrosa como el xileno, el etilbenceno y el tolueno. Estas "lamentables sustituciones" están ahora ampliamente disponibles en una ferretería cerca de usted, amenazando cualquier protección pasada que la prohibición de la EPA proporcionara a los consumidores.

Como médico y profesional de la salud, e hija de trabajadores con salarios bajos, creo que todos merecemos vivir una vida más saludable, ya sea en casa, en el trabajo o en el lugar de juego. La salud, después de todo, es un derecho humano.

El cuento de la precaución del cloruro de metileno y la experiencia personal de mis padres con las exposiciones nocivas no son más que un pequeño ejemplo de los miles de productos químicos nocivos a los que nos exponemos fácilmente.

Un principio básico de la salud pública es la prevención, y como sociedad podemos hacerlo mejor.

Annie Hoang es estudiante de medicina en la Universidad de California en San Francisco, y actualmente miembro de Agents of Change. Se la puede contactar en Twitter en @iamanniehoang.

Este artículo fue elaborado a través de la beca Agentes de Cambio en Justicia Ambiental. Agents of Change empodera a los líderes emergentes con antecedentes históricamente excluidos en la ciencia y la academia para reinventar soluciones para un planeta justo y saludable.

Fotografía del encabezado: Decapado de pintura en las áreas del cuadrante del Big Ben y la Torre Elizabeth. (Crédito: Parlamento del Reino Unido / flickr)

SUBSCRIBE TO EHN'S MUST-READ DAILY NEWSLETTER: ABOVE THE FOLD
From our Newsroom
lead pollution

LISTEN: Lead pollution and mental health

EHN reporter Kristina Marusic talks with Living on Earth about polluted water and mental health.

lead ammo bald eagles

Lead ammo hampers the bald eagle rebound in the Northeast US

Bald eagle numbers are encouraging but ingesting lead ammunition is still killing large numbers, researchers find.

dr. fauci

Peter Dykstra: Life imitates climate politics—again.

Personal, misinformed attacks on Dr. Fauci are reminiscent of climate spats over the decades.

plastic pollution national parks

Americans agree on something: Get single-use plastics out of our national parks

A new poll finds bipartisan support for ridding parks of plastic.

environmental justice

LISTEN: Nayamin Martinez on organizing for farmworker justice

"The only sustainable way to move forward is if we stop using pesticides."

Stay informed: sign up for Above the Fold
The most consequential news on your health and the planet: delivered to your inbox every morning. (Weekly roundup also available)