El costo mental de la contaminación: Cómo la contaminación del aire, el agua y el clima dan forma a nuestra salud mental

Durante años se ha advertido a los estadounidenses de los peligros de la contaminación y el cambio climático, pero se ha descuidado un efecto: el impacto en nuestro cerebro.

Una investigación sobre las repercusiones en la salud mental de la contaminación del aire y el agua en el oeste de Pensilvania encontró pruebas alarmantes de que los residentes de toda la región probablemente están sufriendo cambios en sus cerebros debido a la contaminación del entorno.


El reportaje también descubrió la creciente brecha en la atención a la salud mental, ya que cada vez hay más personas traumatizadas por el empeoramiento del cambio climático.

Estas son las historias:

Historia 1: La contaminación del aire puede alterar nuestro cerebro de tal forma que aumenta el riesgo de enfermedad mental

Historia 2: Cómo el agua contaminada contribuye a las enfermedades mentales

Historia 3: ¿Te sientes ansioso por el cambio climático? Los expertos dicen que no estás solo

Historia 4: Cómo afrontar la inminente crisis de ansiedad climática

Historia 5: Buscando soluciones: Contaminación y salud mental en el oeste de Pensilvania

Lo que encontramos

La colaboración entre Environmental Health News y The Allegheny Front reveló:

  • La nociva contaminación atmosférica por PM2,5, que está relacionada con un mayor número de visitas a urgencias de salud mental para los niños, es consistentemente más alta en el oeste de Pensilvania.
  • La evidencia de que Clairton, Pensilvania, que tiene uno de los aires más contaminados del país, se encuentra en el peor 25 por ciento de las ciudades de EE.UU. en cuanto a adultos que experimentan 14 o más días de mala salud mental cada mes.
  • La contaminación del aire es peor en las comunidades de justicia ambiental que experimentan un alto grado de pobreza y delincuencia, lo que agrava la carga de la salud mental local. Los residentes negros e hispanos reportan más días de problemas de salud mental.
  • Niveles de plomo constantemente elevados -que afectan a la salud mental de los niños- en el agua de la región, lo que contribuye a que el porcentaje de niños de Pensilvania con niveles elevados de plomo en la sangre sea más del doble que la tasa nacional.
  • Existe una profunda preocupación, especialmente entre muchos jóvenes, por el cambio climático, y las investigaciones demuestran que está creando ansiedad climática. Los expertos en salud mental afirman que la profesión aún no se ha preparado para la embestida de este trauma comunitario.
  • Hay esfuerzos, incluso en Pittsburgh, para cambiar el modelo actual de atención a la salud mental hacia una atención basada en la comunidad, formando a más personas para que ayuden a quienes tienen necesidades psicológicas, y creando nuevos espacios para que la gente trabaje junta para hablar de sus sentimientos y experiencias.
  • Más terapeutas están animando a la gente a actuar, ya sea escribiendole a sus representantes en el Congreso, uniéndose al activismo climático o simplemente reciclando en casa, como una forma de aliviar la ansiedad climática.

Lo que debe suceder 

Esta serie descubrió una inquietante relación entre la contaminación común del aire y el agua, el cambio climático y la salud mental de las personas, pero también reveló que tenemos que hacer más para que la gente no sufra de esta manera.

Destacamos los principales estudios en los EE.UU. y otros países que examinan la exposición ambiental y la salud mental, pero el campo es emergente y los datos son escasos. Las agencias estatales y federales responsables de regular los tóxicos en nuestro aire y agua no tienen en cuenta cómo influye esta contaminación en nuestro cerebro. Esto tiene que cambiar.

Esta investigación debería impulsar más investigaciones científicas regionales y nacionales sobre la interrelación del medio ambiente y nuestra salud mental.

Los organismos reguladores deberían prestar atención a este campo en crecimiento y tener en cuenta el cerebro de los niños y los adultos a la hora de tomar medidas contra los contaminadores.

Nadie debería sufrir una enfermedad mental por el lugar donde vive o por la ansiedad y el estrés derivados de la crisis climática. Esta serie arroja luz sobre un impacto subestimado de los agravios medioambientales y esperamos que fomente las conversaciones y la acción sobre la salud mental.

Environmental Health News es una organización- galardonada no partidista dedicada a impulsar la ciencia en el debate público y la política. The Allegheny Front es un galardonado- medio de comunicación público centrado en noticias medioambientales relevantes para el oeste de Pensilvania. La serie ha sido posible gracias a los fondos de Pittsburgh Media Partnership.

Siga las repercusiones de esta investigación en Twitter con el hashtag #EHNmentalhealth

Fotografía del encabezado: Melanie Meade afuera de su casa en Clairton, Pensilvania. (Crédito: Njaimeh Njie)

Print Friendly and PDF